Público
Público

Bolivia decide en las urnas sobre una Constitución socialista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Carlos A. Quiroga y Alejandro Lifschitz

Los bolivianos votaban el domingo en un referéndum sobre una nueva carta magna impulsada por el presidente Evo Morales, que otorgaría al Estado el control total de la economía y abriría las puertas de los organismos de poder a la mayoría indígena.

La oposición se resistió durante casi tres años a la reforma constitucional, y lideró violentas protestas que dejaron varios muertos, pero que allanó el camino a un frágil pacto político para la convocatoria a la consulta.

Analistas creen que la popularidad de Morales entre la comunidad aborigen, que pese a abarcar dos tercios de la población boliviana de 10 millones de habitantes ha sido relegada durante décadas de la vida política, será suficiente para la aprobación de la carta magna.

Pero, la duda recae en si el mandatario volverá a cosechar el fuerte apoyo obtenido en otros comicios.

"Esperamos su participación en esta fiesta democrática. Este 25 de enero por primera vez una propuesta de Constitución está siendo sometida al pueblo boliviano", dijo Morales a la radio Erbol desde Shinahota, una localidad cocalera en la región central de Cochabamba.

La oposición, integrada por partidos de centro y centroderecha con amplio poder en los departamentos del oriente del país, asegura que la nueva carta magna crearía un Estado totalitario y ahuyentaría las inversiones que el país más pobre de Sudamérica necesita con urgencia.

Además acusan a Morales, un indígena aymara de 49 años, de querer instaurar un régimen centralista animado por su mayor aliado, el presidente venezolano Hugo Chávez.

"Es un momento muy especial para nuestra patria (...) Le pido a todos que asistamos a esta jornada democrática (...) Están en juego muchas cosas trascendentales para el futuro de nuestro país", afirmó a periodistas el prefecto de Santa Cruz, Rubés Costas, uno de los líderes de la oposición.

El responsable además alentó el fantasma del fraude y pidió a los observadores internacionales estén atentos a cualquier anormalidad. Sin embargo, la corte electoral nacional descartó la posibilidad de alguna irregularidad.

De aprobarse, la nueva carta magna sería la segunda reforma constitucional de corte socialista en ver la luz en la región en los últimos cuatro meses, después de que Ecuador diera el "sí" en las urnas a una nueva Constitución a finales de septiembre.

El proyecto constitucional boliviano, que permite la reelección de Morales en unas elecciones que podrían ser convocadas en diciembre, establece que las 36 etnias indígenas que conforman Bolivia deben estar representadas en el Poder Legislativo y Judicial.

Además profundiza una reforma agraria al prohibir los latifundios; y establece que el Estado ejercerá la planificación de la economía, la administración de los recursos naturales y podrá intervenir en toda la cadena productiva.

Los bolivianos también deberán decidir en el referéndum si limitan a 5.000 o a 10.000 hectáreas la superficie máxima de las propiedades agrícolas.

Las urnas abrieron a las 08.00 hora local (1200 GMT) y comenzarán a cerrar a partir de las 16.00 horas. Se espera que se den a conocer sondeos a pie de urna a las 18.00 horas, en tanto que se informarían los primeros datos oficiales del escrutinio entrada la noche.