Público
Público

Bolivia dice que la nacionalización de las eléctricas va "bien"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo el domingo que las negociaciones para nacionalizar varias compañías eléctricas en su país controladas por capitales extranjeros van "bien" y que el sector ferroviario también estaría en la mira de su Gobierno.

Morales, al igual que su aliado venezolano Hugo Chávez, busca un mayor control estatal sobre la economía con la nacionalización de recursos naturales como el gas y la minería, así como de la mayor firma de telecomunicaciones del país.

"La información que tengo es que van bien estas negociaciones", dijo el mandatario desde la isla de Margarita, en el caribe venezolano, donde participa en una cumbre de líderes sudamericanos y africanos.

Entre las afectadas están la eléctrica Corani, de Ecoenergy International, filial de la francesa GDF Suez; Guaracachi, de la empresa británica Rurelec PLC y Valle Hermoso, manejada por el grupo internacional Bolivian Generating Group.

Compañías extranjeras han controlado las mayores generadoras de energía y la red de transmisión eléctrica en la empobrecida nación andina desde la década de 1990, cuando Bolivia privatizó el sector energético, eléctrico y de telecomunicaciones.

En cada una de las tres firmas, la mitad de las acciones está en manos de inversores privados y el resto en fondos de pensiones privados en representación de jubilados bolivianos.

La mayor compañía de transmisión en el país andino es Transportadora de Electricidad, de la española Red Eléctrica de España.

El líder indígena, quien tras modificar la Constitución boliviana se presentará a la reelección en diciembre en el país andino, aseguró que su Gobierno indemnizará a las firmas privadas por sus inversiones.

"Tenemos la obligación de devolver su inversión. Eso depende de auditorías, de investigaciones que salgan oportunamente de instancias técnicas", dijo Morales sobre las conversaciones que se iniciaron a finales de julio buscando un precio de compensación aceptado por ambas partes.

El mandatario izquierdista, que asegura conducir una revolución indigenista y socialista, también anunció que su Gobierno también podría actuar para que el Estado tome el control del sector ferroviario.

"Después de tantas privatizaciones en 20 años, que todavía en tres años y medio no podemos recuperarlos todos. Nos falta una parte de las plantas hidroeléctricas y lo que nos falta también es el tema ferroviario, ferrocarriles", dijo en conferencia de prensa.