Publicado: 17.10.2014 11:06 |Actualizado: 17.10.2014 11:06

La Bolsa anota su mayor subida del año después de dos días de nervios en los mercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Bolsa española ha conseguido este viernes el mayor alza del año, el 2,97%, y acercarse de nuevo a los 10.000 puntos, después de que en los últimos dos días haya sufrido abruptas caídas y elevado nerviosismo que llevaron al índice a marcar mínimos anuales. El Ibex 35, el principal indicador bursátil, partirá el próximo lunes desde los 9.956,8 puntos.

No obstante, en el balance semanal, la bolsa cierra la semana con una caída del 1,95% (después de las pérdidas acumuladas del 5% entre miércoles y jueves, por el miedo a una nueva recesión en Europa y la posibilidad de que Grecia salga del programa de ayuda de los socios europeos. "Las caídas han sido muy pronunciadas y la gente está aprovechando para tomar posiciones. Es cierto que hay algunas sombras sobre el panorama macroeconómico mundial, pero el descuento ha sido exagerado", explicó un operador, que no descartó que la volatilidad siga instalada en el mercado. "Consideramos que se ha pasado de un exceso de complacencia a un exceso de pesimismo, por lo que reiteramos que las caídas son oportunidad de compra", dijo en una nota a clientes Renta 4.  "Ha sido una semana muy dura y que va a dejar huella, pese a la subida de hoy del mercado. Aunque es verdad que los inversores tienen muy poca memoria, esta semana ha puesto de manifiesto que hay factores que se han obviado en los últimos meses y no se pueden obviar. La percepción del riesgo ha cambiado, ya no es comprar ante cualquier caída", dijo José Luis Martínez, analista de Citigroup.

Los valores más castigados en las jornadas recientes destacaban el viernes entre los más apreciados, con repuntes superiores al tres por ciento en una docena de valores y ninguna excepción a la baja en los 35 del Ibex.  Entre los grandes valores, Inditex se situó a la cbeza con un alza del 3,92%, seguido de Santander , con un repunte del 3,46%, y BBVA con un alza del 2,53%. Telefónica ganó un 1,2% y Repsol ganó un 3,491%. Iberdrola se quedó más rezagada con un repunte del 0,65%.

Las bolsas europeas también tuvieron el viernes su mayor alza diaria en más de un año, tras un sólido dato de la economía estadounidense que alimentó un rebote después de la intensa ola de ventas que han sufrido los mercados recientemente. El índice paneuropeo FTSEurofirst 300 (que había caído casi un 12 por ciento a lo largo del mes anterior) cerró extraoficialmente con un alza del 2,81%, a 1.280,73 puntos, su mayor rebote diario desde julio de 2013.

Por su parte, la prima de riesgo española se relajaba ligeramente hasta los 134 puntos básicos, después de inicar la sesión en torno a los 145 puntos, pendiente de la revisión de rating de España que tiene previsto anunciar la agencia Moody's.

FCC subió un 4,96% en la sesión de Bolsa de este viernes, mientras está a la espera de poder lanzar en los próximos días su anunciada ampliación de capital, que rondará los 1.000 millones de euros. La compañía está pendiente de que su accionista de control, Esther Koplowitz, cierre definitivamente el acuerdo de refinanciación de su deuda, también de unos 1.000 millones, para dar luz verde a la operación. La empresaria prácticamente cerró en una negociación que se prolongó hasta la madrugada de este viernes los términos del acuerdo, que quedaron así pendientes de concretar los "últimos flecos", según indicaron fuentes del sector.

La refinanciación de la accionista de control de FCC y la ampliación de capital de la constructora son dos operaciones que están estrechamente ligadas, dado que la empresaria prevé atender a su deuda con la venta de derechos de suscripción preferentes que le correspondan en la ampliación. Por ello, del importe de la ampliación del grupo constructor depende el porcentaje de dilución que experimentará la participación de control del 50,1% que Koplowitz tiene actualmente en la empresa.

La principal accionista del grupo busca refinanciar la deuda, también por importe de unos 1.000 millones de euros, que tiene asociada a su participación en la compañía, una inversión que canaliza a través de su sociedad instrumental B-1998. La empresaria ostenta el 90% de esta firma patrimonial que a su vez controla el 50,1% de la compañía de construcción y servicios que preside su hija, Esther Alcocer Koplowitz.