Público
Público

La Bolsa celebra la rebaja del BCE y la marcha atrás griega

El Tesoro coloca casi 4.500 millones pero con un interés más elevado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los mercados celebraron ayer que los griegos no puedan opinar sobre el rescate internacional de su país. La retirada del referéndum anunciado el pasado viernes fue un bálsamo para las bolsas, que también acogieron con agrado la bajada, contra pronóstico, de los tipos de interés por partedel Banco Central Europeo.

Fue una jornada de alta volatilidad, que comenzó con suspense, porque el Tesoro intentaba colocar hasta 4.500 millones de euros en bonos españoles en un escenario adverso, por la incertidumbre derivada de Grecia, que a esas horas todavía apostaba por ir a las urnas. Aun así, el Tesoro pudo colocar casi toda la deuda ofrecida (4.490 millones), aunque a costa de aumentar la rentabilidad ofrecida a los inversores: se adjudicaron 1.562 millones en bonos a tres años y a un tipo marginal del 4,363% (frente al 3,062% de la anterior emisión de este tipo, de junio de 2009) y 2.928 millones en bonos a cinco años a un tipo del 4,885% (frente al 4,518% de la anterior emisión, el pasado 1 de septiembre).

El resultado de la subasta tiene mérito, en vista de que anteayer el Fondo Europeo de rescate (que tiene la triple A de las agencias de rating) suspendió una emisión de 3.000 millones por las malas condiciones del mercado.

Fue el preludio de una sucesión de noticias bien recibidas por las bolsas, que acabaron el día en verde. Madrid subió un 1,6%; Berlín, un 2,8%; París, un 2,7%; Milán un 3,2%; y Londres, un 1,1%. La bajada de tipos tuvo un impacto momentáneo en la cotización del euro, que luego se recuperó hasta cambiarse en 1,38 dólares. Las primas de riesgo de la deuda española e italiana también evolucionaron a la baja tras las subidas de los últimos días, así como la del citado fondo europeo, que ya ronda los 150 puntos básicos, pese a que empezó a operar en junio pasado.

Soledad Pellón, Estratega de Mercados de IG Markets, resumía así el sentir del mercado sobre la marcha atrás helena: 'Preguntar a los ciudadanos griegos si quieren o no más ajustes hubiera sido un desastre, dado que ni estáncapacitados ni serán objetivos con su respuesta'.