Público
Público

La Bolsa cierra una semana de terror

El Ibex pierde casi un 5% pese al rebote de este viernes por los bancos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una montaña rusa no apta para cardiacos. Así han vivido los inversores la semana que se cierra, con la Bolsa otra vez por debajo del tope psicológico de los 8.000 puntos. El Ibex 35, principal índice bursátil español, ha salido lamiéndose las heridas tras perder casi un 5%, en concreto, un 4,7% en sólo cinco días, a pesar de que este viernes rebotó un 2%.

Sólo sería mal de unos pocos si no fuera porque la Bolsa actúa como un termómetro adelantado de desastres financieros y porque España sigue bordeando el abismo por el miedo al efecto contagio que pueda tener una suspensión de pagos descontrolada de Grecia. El susto del jueves, cuando la Bolsa perdió casi un 5% por el temor a una recaída en la recesión mundial y tras la tibia medida de la Reserva Federal estadounidense de intentar animar su economía sin meter más dinero nuevo, fue, una vez más, el fiel reflejo de que el país está en la picota de los posibles rescatables, arrastrado por un euro en estado crítico.

Y la jornada de ayer siguió reflejando el mismo miedo, pero con ciclotimias. Primero hubo sangría de pérdidas por la información del diario británico Financial Times sobre que siete entidades financieras españolas, de 16 europeas, necesitarían un mayor refuerzo de capital, algo que el Banco de España y la patronal de la banca se apresuraron a desmentir. Luego, las especulaciones de que el Banco Central Europeo ayudaría a los bancos de la zona del euro desató la euforia en las cotizaciones de las entidades financieras. BBVA lideró las subidas, con un alza del 5,3%, seguido del Banco Santander (un 4,6%). Los mismos fondos especuladores que juegan a que la Bolsa baje, en paralelo, vuelven a tomar posiciones.

Los analistas ven la última semana de septiembre con perspectivas negras. El Ibex ya pierde un 19% en el año (aunque menos que el parqué alemán, que se deja un 25%). Todo depende de la confianza que generen los políticos de la UE en una solución griega.