Público
Público

La Bolsa española acaba nuevamente en tablas por la caída de grandes valores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Bolsa española concluyó nuevamente la sesión en tablas por las pérdidas de los tres mayores valores (Telefónica, Banco Santander y BBVA) que impidieron que pudiera aprovechar los máximos anuales en que se encuentran algunas plazas internacionales (Wall Street, Fráncfort y Londres).

Así, el índice de referencia del mercado español, el IBEX 35, bajó 4,60 puntos, el 0,04 por ciento, hasta 10.892,30 puntos. Las pérdidas anuales aumentan al 8,77 por ciento.

A pesar de la subida del 1,2 por ciento de Wall Street el día anterior y de los buenos resultados de eBay, la bolsa española empezó el día con pérdidas moderadas que crecían rápidamente y le arrastraban hasta el nivel de 10.800 puntos.

La desaceleración de la economía china, reflejada en la desaceleración del PIB, que creció el 9,6 por ciento, y de la producción industrial, con un alza del 13,3 por ciento en septiembre; el retroceso inicial de las plazas europeas y la caída de algunos grandes valores determinaban el descenso.

El aumento de la actividad industrial y de servicios en Alemania este mes -en la zona euro sólo subió la actividad manufacturera y en Francia cayeron las dos- impulsaron a la bolsa hacia los niveles de la víspera, al tiempo que revalorizaba al euro hasta 1,4 dólares.

La subasta de deuda a largo plazo en España no incidió en el mercado bursátil pero si en el de bonos, porque se colocó con una rentabilidad mayor.

La aumento de las previsiones de crecimiento en Alemania -el PIB crecerá el 3,4 por ciento este año y el 1,8 por ciento el próximo- sostenían a la bolsa española alrededor de 10.900 puntos, que ignoraba el descenso del 0,2 por ciento de las ventas minoristas en el Reino Unido en septiembre.

Había resultados empresariales en Europa y EEUU para todos los gustos -positivos McDonalds, UPS o Xerox y negativos Caterpillar o ATT-.

El descenso en 23.000 de las peticiones semanales de subsidios de desempleo fue bien acogido en un principio, pero con posterioridad se pensó que había sido una bajada insuficiente, lo que causó otra vez pérdidas a la bolsa.

La subida de Wall Street desde la apertura, que se situaba en la zona de máximos anuales, se incrementaba con la publicación de algunas estadísticas.

El crecimiento de los indicadores adelantados el 0,3 por ciento el mes pasado y el aumento de la actividad industrial estadounidenses, según la Fed de Filadelfia, elevaron al mercado neoyorquino hasta 11.200 puntos y permitieron a la bolsa española escapar de las pérdidas y recuperar el nivel de 10.900 puntos.

Al final de la sesión, mientras Wall Street reducía sus ganancias, el euro bajaba de 1,4 dólares y el petróleo Brent se negociaba a menos de 93 dólares, la bolsa española acababa otra vez en tablas.

De los grandes valores, BBVA registró la mayor caída del IBEX, el 1,9 por ciento, después de que reconociera que está interesado en comprar el banco turco Garanti, mientras que Telefónica bajó el 0,83 por ciento y Banco Santander, el 0,45 por ciento, mientras que Iberdrola ganó el 0,61 por ciento y Repsol el 0,15 por ciento.

Después de BBVA, la mayor caída del IBEX correspondió a Acerinox, el 1,88 por ciento, seguida de Telefónica y de Grifols, que bajó el 0,71 por ciento, mientras que Mapfre bajó el 0,47 por ciento.

Ebro Foods presidió las ganancias del IBEX con un alza del 6,67 por ciento al negociar la compra de la compañía australiana Ricegrowers Limited por 425 millones de euros; Ferrovial subió el 3,62 por ciento; Inditex, el 2,91 por ciento; Gamesa, el 2,38 por ciento, y Bankinter, después de cambiar a su consejero delegado, el 2,23 por ciento.

GE Inversión registró la mayor caída del mercado continuo con una bajada del 4,62 por ciento, mientras que la constructora San José encabezó las ganancias al subir el 7,21 por ciento.

Poco antes del cierre del mercado de deuda la rentabilidad del bono español a diez años subía diez centésima y se situaba en el 4,14 por ciento, mientras que el efectivo negociado en bolsa se situaba en 4.040 millones, de los que algo menos de 2.200 millones los intermediaron inversores institucionales.