Público
Público

La bolsa española baja el 3,48 por ciento y se aproxima a 8.000 puntos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La bolsa española bajó hoy el 3,48 por ciento y se aproximó a 8.000 puntos por el descenso de las plazas internacionales y los problemas del mercado de deuda, ante la posibilidad de que rebajen la nota crediticia a Francia y las dificultades de EEUU para aprobar un plan de reducción del déficit.

Al día siguiente de la victoria electoral del PP, mientras la prima de riesgo española subía a 461 puntos básicos, el índice de referencia de la bolsa, el IBEX 35, cedió 289,10 puntos, el 3,48 por ciento, la octava mayor caída del año y el principal descenso desde el comienzo de noviembre, hasta 8.021 puntos. Las pérdidas anuales suben hasta el 18,64 por ciento.

La victoria por mayoría absoluta del Partido Popular en las elecciones generales celebradas ayer en España no impedía que la bolsa española comenzara la sesión con pérdidas moderadas que le hacían perder el nivel de 8.300 puntos.

La bolsa resultaba afectada por las ventas en el mercado de deuda después de que el viceprimer ministro chino Wang Qishan considerara que la crisis económica es "crónica" y de que se adelantara que la comisión estadounidense para reducir el déficit en 1,2 billones de dólares en diez años iba a concluir sin acuerdo.

La agencia de medición de riesgos Moody's amenazaba con rebajar la calificación crediticia "AAA" de Francia y se incrementaban las pérdidas del mercado nacional y de las plazas europeas. El euro se cambiaba a menos de 1,35 dólares.

Con la subida de la rentabilidad de la deuda española hasta el 6,5 por ciento, la bolsa nacional bajaba de 8.200 puntos y después del mediodía tocaría la cota de 8.100 puntos, con el euro en el mínimo de la jornada en 1,343 dólares.

Mientras tanto, se sucedían las declaraciones de las autoridades europeas sobre la crisis de la deuda. El Comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, decía que la deuda estaba golpeando el corazón de la zona euro.

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, defendía la creación de los eurobonos mientras que Steffen Seiber, portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel, indicaba que esta se oponía a su implantación, aunque mostraba su disposición a estudiar las propuestas que presente la Comisión Europea.

La negativa apertura del mercado neoyorquino, que cedía el 1,5 por ciento, por la falta de consenso en el plan contra el déficit, incrementaba las pérdidas de la bolsa española, que perdía el nivel de 8.100 puntos.

El aumento de las ventas de viviendas de segunda mano en octubre en los Estados Unidos el 1,4 por ciento no sirvió para detener la caída de Wall Street, que se ampliaba hasta el 2 por ciento, lo que arrastraba a la bolsa nacional hasta el nivel de 8.000 puntos al final del día, que se completó con la intervención del Banco de Valencia.

Todos los grandes valores bajaron: Iberdrola, el 4,33 por ciento; Telefónica, el 3,56 por ciento; BBVA, el 3,48 por ciento; Repsol, el 3,47 por ciento, y Banco Santander, el 3,45 por ciento.

Todas las compañías del IBEX concluyeron la sesión con pérdidas, que lideraba ArcelorMittal con un descenso del 7,23 por ciento, seguida de Sacyr, que cayó el 6,97 por ciento, en tanto que Gamesa perdió el 5,8 por ciento y ACS, el 5,14 por ciento.

Con una bajada comprendida entre el 4 y el 5 por ciento acabaron la jornada siete compañías: OHL; Mapfre; Red Eléctrica; Caixabank; Endesa; Iberdrola y Técnicas Reunidas.

La menor caída de las empresas del IBEX correspondió a Bolsas y Mercados Españoles, el 0,15 por ciento, seguida de Amadeus, con un descenso del 0,32 por ciento.

En el mercado continuo destacó la bajada de Testa Inmobiliaria, el 15,21 por ciento, mientras que de las siete compañías que concluyeron con ganancias el primer puesto correspondió a las cuotas participativas de la CAM, el 5,93 por ciento.

Antes del cierre de la sesión bursátil, el interés de la deuda a diez años española subía quince centésimas y se situaba en el 6,514 por ciento, mientras que la rentabilidad de la deuda alemana bajaba seis centésimas, hasta el 1,901 por ciento.

El efectivo negociado se situó en 1.849 millones de euros, de los que algo más de 400 fueron intermediados por inversores institucionales.