Público
Público

La bolsa de Wall Street vuelve a números rojos por temor a una nueva recesión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los renovados temores a una nueva recesión mundial volvieron a instalarse hoy en Wall Street, que se tiñó de rojo, por segundo día consecutivo, tras el sombrío panorama dibujado por la Reserva Federal (FED), cuyas recetas para el crecimiento en Estados Unidos no convencen a los mercados.

El parqué neoyorquino se sumó así al descalabro generalizado que vivieron hoy las bolsas mundiales apenas un día después de que la FED anunciara un canje de bonos del Tesoro a corto plazo por otros a más largo plazo para mantener los tipos de interés bajos, en una operación "twist" que no se utilizaba desde hace medio siglo.

Los tres principales indicadores de Wall Street se mantuvieron en terreno negativo desde el primer minuto de la jornada, un pesimismo que se mantuvo latente durante el resto de la sesión y que llevó incluso a que media hora antes del cierre, el Dow Jones de Industriales bajase más de 500 puntos.

Finalmente el índice de referencia del parqué neoyorquino moderó esas pérdidas al toque de la campana aunque no pudo evitar perder la referencia de 11.000 puntos tras bajar el 3,51 por ciento, mientras que el selectivo S&P 500 perdió el 3,19 y el índice compuesto del mercado Nasdaq cedió el 3,25 por ciento.

Wall Street, que se encamina a anotar su peor semana en tres años, se sumó hoy al pánico generalizado que se vivió durante la jornada en el resto de las bolsas mundiales, empezando por las plazas asiáticas, que fueron las primeras en poner en evidencia la decepción entre los inversores por la propuesta de la FED.

Hong Kong cerró con un descenso del 4,85 %, Bangkok del 3,79 % y Tokio sufrió una fuerte caída de más del 2 %, desplome que se vivió horas más tarde en las bolsas europeas, encabezadas por París, que perdió el 5,25 %; la de Fráncfort, el 4,96 %; la de Londres, el 4,67 %; la de Madrid, el 4,62 % y la de Milán, el 4,52 %.

Tampoco ayudó el sombrío panorama que dibujó la Reserva Federal para la economía de la primera potencia mundial, al admitir que el gasto de los hogares ha crecido a un ritmo modesto, el sector de la vivienda permanece deprimido, y la tasa de desempleo en EEUU sigue siendo alta.

El Departamento de Trabajo anunció hoy que la cifra semanal de solicitudes de subsidio por desempleo bajó en 9.000 aunque el promedio de peticiones, que se considera un indicador más fiable sobre las tendencias, anotó el cuarto incremento semanal en cinco semanas y el nivel más alto desde mediados de julio.

Los miedos a una recaída en la recesión se vieron reforzados también tras la difusión del indicador de actividad de la industria china, que mostró en septiembre una preocupante desaceleración, en un día en que el inversor George Soros también dijo que Estados Unidos ya está empezando a sentir los efectos de una recaída.

Precisamente hoy también se conoció que el índice de tendencia futura de la economía de Estados Unidos subió 0,3 puntos en agosto, según la entidad privada de análisis The Conference Board, que sin embargo advirtió que han aumentado los riesgos de que la economía pueda recaer en una recesión.

En un segundo plano quedó la preocupante situación en Grecia, que llevaba varios días marcando el ritmo en Wall Street, y que vio hoy como la capital, Atenas, se paralizaba por una nueva una huelga de transportes en protesta por los recortes anunciados por el Gobierno para evitar la suspensión de pagos.

Mientras, los grandes protagonistas del ámbito empresarial en Wall Street fueron la empresa de mensajería estadounidense FedEx, que retrocedió el 8,17 % tras anunciar que en el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2012 ganó 464 millones de dólares y rebajó sus pronósticos de beneficio para el conjunto del año por la ralentización económica.

También estuvo en el punto de mira de los inversores el grupo informático Hewlett-Packard, que terminó con un descenso del 4,92 por ciento, el día en que anunció el nombramiento de la exdirectora ejecutiva de eBay, Meg Whitman, como consejera delegada en sustitución de Léo Apotheker.