Público
Público

Las Bolsas asiáticas repuntan impulsadas por las medidas contra la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las Bolsas asiáticas avanzaron esta semana impulsadas por las medidas de lucha contra la crisis desveladas por varios países y a pesar del rechazo en el Senado estadounidense al plan de rescate a los grandes fabricantes de coches de EEUU.

Los inversores asiáticos se mantuvieron optimistas durante toda la semana con la esperanza de que el Congreso de EEUU aprobara un plan de rescate para la maltrecha industria automotriz de EEUU.

Tras un principio de acuerdo entre la Cámara Baja y el Ejecutivo, el Senado estadounidense echó para atrás el plan de ayuda financiera, arrastrando consigo a las Bolsas asiáticas.

Sin embargo la caída no fue capaz de superar las ganancias de las jornadas anteriores y así las Bolsas asiáticas finalizaron la semana en terreno positivo, excepto en el caso de Shanghai y Vietnam.

El índice Morgan Stanley Asia Pacífico, que mide la temperatura bursátil de la región, ganó esta semana el 6,1 por ciento hasta los 84,38 puntos.

Los sectores más beneficiados por los repuntes fueron los energéticos y de materias primas, especialmente después del anuncio del presidente electo de EEUU Barack Obama de que pondrá en marcha el mayor programa de obras públicas de los últimos 50 años.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio, la más importante de la región, creció el 3,87 por ciento esta semana hasta situarse en los 8.235,87 puntos.

A pesar del repunte semanal, algunos de los grandes exportadores nipones, especialmente los de la industria del automóvil, registraron pérdidas significativas ante la caída del dólar por debajo de la banda de los 90 yenes y el fracaso del plan de rescate a los Tres Grandes de EEUU.

Honda Motor, que en los primeros cuatro días de la semana ganó un 33 por ciento, cayó el 12 por ciento el viernes tras el bloqueo a la ayuda en el Senado estadounidense.

En el caso de la Bolsa de Corea del Sur, el índice Kospi ganó un 6,86 por ciento hasta las 1.103,82 unidades, animada por el optimismo inversionista ante las medidas gubernamentales para frenar los efectos de la crisis.

Ayer mismo, el Banco de Corea amplió el intercambio de su divisa, el won, con China y Japón hasta 30.000 millones de dólares con cada uno, en un momento de extrema debilidad de la moneda nacional surcoreana.

En Hong Kong, el índice Hang Seng subió más del 8 por ciento con respecto a la semana anterior hasta situarse en los 14.758,39 enteros, a pesar de la caída del viernes motivada por el retroceso de Wall Street y el fracaso del plan de ayuda a la industria automovilística estadounidense.

Las Bolsas chinas fueron contracorriente frente a las alzas generalizadas en Asia, y así Shanghai terminó la semana en números rojos al perder el 3,30 por ciento y colocarse en 1.954,21 puntos, y el índice CSI 300 de China perdió el 2,6 por ciento semanal.

Los retrocesos vinieron motivados por la primera caída en siete años de las exportaciones nacionales, según datos sobre el comercio internacional chino en noviembre, y la ralentización de las ventas minoristas.

En el sudeste de Asia todas las plazas avanzaron excepto la de Vietnam, donde el índice VNIndex se desplomó el 31,16 por ciento hasta los 299,54 puntos ante el temor a un colapso de la industria automovilística estadounidense y a los efectos en la economía local de la recesión en EEUU.

El resto de bolsas de la región del sudeste de Asia crecieron y así el índice SET de Bangkok ganó el 7,51 por ciento, el JCI de Yakarta repuntó el 4,80 por ciento y el Straits Times de Singapur ganó el 4,66 por ciento semanal.

Además las plazas de Kuala Lumpur y Manila ganaron un 1,64 y un 0,25 respectivamente.