Público
Público

Las bolsas asiáticas siguen a la baja salvo en el sector financiero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las bolsas asiáticas continuaron esta semana en la tendencia negativa de los siete días anteriores, con pérdidas para casi todos los sectores excepto el financiero, aliviado por el rescate público de Freddie Mac y Fanni Mae.

En una situación de incertidumbre económica global los inversores están retirando su dinero de las bolsas de valores y colocándolo en lugares más seguros.

Las pérdidas fueron desiguales en los diversos mercados asiáticos, así que si los parqués chinos sufrieron durante la semana, el Nikkei japonés, por ejemplo, no lo hizo tanto como otras bolsas de la región, aunque también perdió terreno.

El índice Morgan Stanley Asia Pacífico volvió a caer esta semana, con una bajada del 0,6 por ciento hasta los 116,19 enteros, su segundo retroceso en dos semanas, encabezado por las empresas relacionadas con la energía.

El Nikkei japonés, la segunda mayor bolsa del mundo, recuperó ayer parte del terreno perdido durante la semana, en la que no hubo un solo día que terminara al alza salvo el viernes.

Las grandes corporaciones financieras como Mitsubishi UFJ o Sumitomo Mitsui fueron las más beneficiadas de las informaciones procedentes de EEUU, cuando las autoridades de ese país anunciaron un rescate de las aseguradoras de hipotecas Freddie Mac y Fannie Mae.

El sector financiero japonés tiene mucho dinero invertido en deuda de ambas empresas, por lo que el aval público estadounidense favoreció la revalorización de sus títulos.

Si la semana de la bolsa japonesa fue mediocre, la de la plaza de Hong Kong fue sensiblemente peor, ya que comenzó el lunes por encima de los 20.700 puntos y terminó el viernes apenas por encima de los 19.400 enteros.

Al igual que el Nikkei, el Hang Seng perdió terreno en todos los cierres semanales salvo el del viernes, en el que avanzó muy poco pero lo suficiente para acabar para terminar la semana con unas modestas ganancias del 0,18%.

En China, la Bolsa de Shanghai perdió casi 300 puntos desde el inicio del lunes hasta el cierre del viernes, por lo que el índice SSE Composite se acerca ya a la barrera psicológica de los 2.000 enteros.

Uno de los culpables de la caída fue el gigante de las telecomunicaciones chino, China Mobile, la más grande compañía de móviles por número de usuarios del mundo, que cedió mucho terreno después de que el Gobierno chino tomara medidas esta semana para aumentar la competencia en el mercado local.

El Kospi surcoreano fue una de las excepciones de la región asiática, ya que después de una semana-tiovivo terminó con ganancias, tras subir casi 40 puntos y finalizar al borde de los 1.480 enteros.

Los mercados bursátiles del sudeste de Asia terminaron la semana con cierres mixtos, con las compras favorecidas por títulos a bajos precios compensadas por la preocupación respecto a la crisis crediticia y factores locales que pesaron en los parqués bajistas.

En Singapur, las compras de valores a bajos precios desató un avance cauteloso que llevó al final de la semana al índice Straits Times hasta los 2.570,67 enteros, con un aumento del 1,16 por ciento el viernes.