Público
Público

Las bolsas esperan que los bancos centrales estimulen la recuperación

Los mercados europeos cierran su cuarta semana consecutiva de caídas temerosos ante otra recesión mundial y una nueva oleada de problemas de liquidez en la banca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Caos, volatilidad, multitud de rumores y pánico, mucho pánico es lo que se ha vivido en los últimos cinco días en las bolsas de todo el mundo, lo que ha sentenciado a los principales índices europeos a acumular su segunda peor caída en todo el año.

Pero en los últimos compases de la sesión de ayer se atisbó un ligero cambio de tendencia. Las fuertes caídas amainaron al son de varios rumores de mercado relacionados con posibles nuevas medidas procedentes de los bancos centrales.

'En EEUU se han animado mucho ante la posibilidad de que la Reserva Federal pudiera adelantar su reunión del próximo viernes y aprobar una nueva ronda de medidas de estímulo', comenta Juan Carlos Montero, de Capital Bolsa. Aunque la segunda ronda de ayudas que finalizó en junio no tuvo la eficiencia esperada en la economía real, los mercados esperan que una nueva inyección de dinero pueda reflotar las subidas en las bolsas con el consiguiente efecto positivo que esto tendría en la economía real.

El Ibex pierde un 5,84% en la semana y un 19% en el último mes

Los rumores también rondaron al Banco Central Europeo. Un informe del banco de inversión británico Barclays apuntaba a que la máxima autoridad monetaria europea podría estar valorando un cambio en su política y, en lugar de continuar con las últimas subidas de tipos, los mantendría en su nivel actual (el 1,5%) al menos hasta finales de 2012. Sería una medida en línea con lo anunciado por la Rerseva Federal de EEUU hace unas semanas, que mantendrá los tipos bajoshasta mediados de 2013.

También ha sentado bien en las bolsas la confirmación, por parte del economista jefe del Banco Central Europeo, Jürgen Stark, de que la entidad continuará con su política de compra de bonos que tanta efectividad ha demostrado en las dos últimas semanas (ver información en página 15).

De hecho, desde que el organismo presidido por Jean-Claude Trichet se decidiera a comprar masivamente bonos italianos y españoles en el mercado secundario de deuda pública, la presión sobre la prima de riesgo de estos países ha caído en casi cien puntos. El repunte de los últimos días se debe a la huida masiva de los capitales al refugio del bono alemán, que ha hecho caer el tipo de interés de este activo de referencia a su nivel más bajo en la historia de euro.

Barclays asegura que el BCE no tocará los tipos hasta finales de 2012

Stark también intentó rebajar la tensión existente en el mercado asegurando que, aunque están pendientes las señales de riesgo existentes, 'la situación no es comparable con lo ocurrido en 2008 durante los días previos a la quiebra de Lehman Brothers'.

Precisamente esa ha sido la sensación que ha recorrido los mercados en la última semana. Por un lado, los indicadores macroeconómicos y los informes de la gran banca de inversión (Morgan Stanley, el jueves, y JPMorgan y Citi, ayer) ahondaron en el riesgo de que el mundo vuelva a sufrir una recesión.

Por otro, múltiples rumores (la mayoría procedentes de EEUU) apuntaron la posibilidad de que algunos bancos europeos puedan estar teniendo problemas de liquidez y que esos problemas se puedan contagiar a la banca estadounidense. Eso ha provocado fuertes ventas de los valores financieros europeos, incluso en la semana en que entró en vigor la prohibición de posiciones cortas sobre esos valores. 'El miedo a un contagio similar al ocurrido tras la quiebra de Lehman ha desatado las ventas de los valores reales', asegura Montero.

En cualquier caso, el mercado que ha sufrido más castigado en la última semana ha sido el Dax alemán, el único de los grandes índices europeos en el que se permitían las posiciones cortas. El Dax ha perdido en la última semana el 8,63% de su valor. La Bolsa francesa, con las dudas sobre la liquidez de sus bancos en el punto de mira de todo el planeta, se ha dejado más de un 6,1%, con un fuerte castigo a sus bancos Société Générale, por ejemplo, acumula una caída semanal del 16%.

Por su parte, el Ibex 35 español cerró ayer con un descenso del 2,11%, hasta 8.141 puntos, un 5,84% por debajo del nivel en que comenzó a cotizar el lunes. Esta es la cuarta semana de caídas consecutivas desde que a finales de julio el pánico se adueñara de los mercados. Sólo en el último mes el Ibex perdió un 19'06%, frente a una caída acumulada anual del 17,42%.