Público
Público

Las bolsas europeas abren con tendencias indefinidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las bolsas europeas iniciaron la jornada con tendencias indefinidas, tras el cierre bajista de Tokio y un euro también a la baja.

En Francfort, la bolsa abrió hoy al alza y su índice DAX 30 subía en los primeros compases de la negociación un 0,10 %, hasta 5.251 unidades. Ayer bajó un 5,28 %.

La de Londres abrió hoy a la baja y su índice general, el FTSE-100, cedía 2,36 puntos, un 0,05 por ciento, y se situaba en los 5.100,22 enteros. Ayer perdió un 3,58 %.

La bolsa de Milán abrió hoy a la baja y su índice selectivo, el FTSE MIB, caía un 0,37 %, hasta situarse en los 14.275 puntos. Poco después cambiaba de signo y subía un 0,35 %. Ayer se dejó un 4,83%.

Y en París, el índice general de la bolsa de valores registraba hoy una subida del 0,50 por ciento en la apertura de la sesión y se situaba en 3.014,67 puntos. En la sesión de ayer perdió un 4,83 %.

El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, subía el 0,88 % en los primeros minutos de la sesión, después de un primer cambio negativo. Ayer cayó un 4,69 %.

Todo ello después de que el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerrara con una caída de 193,89 puntos, el 2,21 por ciento, con lo que quedó en 8.590,57 puntos.

El euro por su parte abrió hoy a la baja en el mercado de divisas de Fráncfort y se cambiaba a 1,4045 dólares, frente a los 1,4105 de la jornada anterior.

Los mercados registran incertidumbre mientras continúan las declaraciones de los dirigentes políticos mundiales sobre una futura crisis económica.

El presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, descartó hoy que las economías de Estados Unidos y Europa se encaminen hacia una segunda recesión, durante una conferencia de prensa en Singapur.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, señaló hoy que la Unión Europea (UE) saldrá fortalecida de la crisis y apostó por la fortaleza del euro, en medio del temor a que se desate una próxima recesión.

"¿El euro y la UE sobrevivirán?", se preguntó el dirigente comunitario en un discurso pronunciado en Sídney, y rápida y tajantemente se respondió que "¡sí!" ante un público compuesto en su mayor parte por empresarios.