Público
Público

Las bolsas europeas, irregulares tras fracasar el plan de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las bolsas europeas apenas experimentaban cambios a mediodía del martes en una sesión volátil en la que la debilidad de la banca, dañada por el rechazo del Congreso estadounidense al plan de rescate de 700.000 millones, era compensada por la fortaleza del sector minero y la minorista Tesco.

A las 09:31 GMT, el índice paneuropeo FTSEurofirst 300 avanzaba un 0,2 por ciento a 1.049,23 puntos, rebotando de un descenso anterior que llevó al selectivo a su menor nivel desde el 22 de noviembre de 2004.

El índice, que cayó un 5,2 por ciento el lunes, encara unas pérdidas del 12 por ciento en el mes y de casi un 13 por ciento en el trimestre.

Analistas atribuyeron las turbulencias a la continuada incertidumbre sobre si el Congreso estadounidense llegará a un acuerdo sobre una legislación que alivie la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión.

"El paquete debe llegar y llegará. Pero será doloroso para los bancos, que tendrán que limpiar sus cuentas de resultados", dijo Heino Ruland, analista de FrankfurtFinanz.

Los bancos eran responsables de la mayor parte de la caída del principal índice en Europa. Royal Bank of Scotland cedía un 8 por ciento, la italiana UniCredit bajaba un 5,4 por ciento y el alemán Deutsche Bank perdía un 3,1 por ciento.

Las entidades financieras irlandesas se comportaban mejor que el mercado después de que el gobierno irlandés dijera que pondría en marcha un acuerdo de garantías para asegurar todos los depósitos de seis entidades financieras: Allied Irish Bank, Bank of Ireland, Anglo Irish Bank, Irish Life and Permanent, Irish Nationwide Building Society y Educational Building Society.

El programa asegura garantías por aproximadamente 400.000 millones de euros, dijo un portavoz del Ministerio de Economía irlandés.

Anglo Irish subía un 17 por ciento, Irish Life and Permanent ganaba un 24 por ciento y Bank of Ireland avanzaba un 6,4 por ciento.

Las acciones de Dexia se disparaban un 18 por ciento después de que el grupo dijera que recibirá una inyección de capital de 6.400 millones de euros de Bélgica, Francia, Luxemburgo y sus principales accionistas.

El rechazo de los bancos europeos a prestarse dinero entre ellos se dejaba ver en los datos del Banco Central Europeo -que mostraban nuevos máximos en los depósitos de los bancos con el BCE a un día-, apuntando que los mercados monetarios continúan paralizados pese a las inyecciones masivas de capital.

"Los tipos de interés interbancarios a tres meses todavía son elevados, pese a las inyecciones de liquidez a gran escala. Cuanto más tiempo permanezcan altos los tipos interbancarios, aumenta el riesgo de mayores problemas en el sistema financiero y en la economía", dijo ABN AMRO en una nota, añadiendo que estas preocupaciones habían despertado un renovado auge de la aversión al riesgo.

ING se manifestó en la misma dirección, afirmando:

"Las cosas se están poniendo cada vez más desesperadas para el sistema financiero. Si los spreads (del mercado crediticio) no se moderan pronto, habrá más quiebras de bancos en los próximos días", dijo.

En este contexto, las llamadas a que el banco central recorte los tipos de interés aumentaban.

Morgan Stanley dijo que había llegado el momento de "recortes coordinados de tipos de interés y un claro esfuerzo para lograr mayores curvas de rentabilidad".

En la parte alcista, las mineras subían impulsadas por los precios del oro. Rio Tinto sumaba un 5 por ciento, BHP Billiton ganaba un 2,8 por ciento y Anglo American avanzaba un 2,3 por ciento.

La británica Tesco, el tercer mayor minorista del mundo por detrás de Carrefour y la estadounidense Wal-Mart, ganaba un 3,1 por ciento después de que su beneficio del primer semestre cumpliera las perspectivas del mercado y anunciara un mayor dividendo trimestral.

Sin embargo, la cadena textil H&M perdían un 9,4 por ciento después de que sus resultados decepcionaran al mercado.