Público
Público

Las bolsas europeas y Wall Street sufren otra jornada de fuertes caídas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las grandes bolsas europeas cerraron hoy con fuertes caídas, mientras el mercado neoyorquino también sufría elevadas pérdidas ante la incertidumbre sobre la economía en ambos lados del Atlántico.

El Gobierno griego tuvo hoy que desmentir que esté planeando anunciar una suspensión de pagos de la deuda, saliendo así al paso de rumores en ese sentido aparecidos en un blog económico del país.

Asimismo, el plan de 447.000 millones de dólares del presidente de EEUU, Barack Obama, para estimular la creación de empleo en el país no consiguió levantar los ánimos en los mercados.

Los inversores también recibieron con pesimismo la dimisión del economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), el alemán Jürgen Stark, quien se ha opuesto a la compra de deuda soberana de los países del euro lleva a cabo la entidad europea.

La bolsa de Milán sufrió la mayor caída, un 4,93 por ciento, seguida de Madrid, con un descenso del 4,44 por ciento, en tanto que el índice Euro Stoxx 50 cayó el 4,15 por ciento; el parqué de Fráncfort, retrocedió el 4,04 por ciento; el de París, un 3,6 por ciento; Londres, el 2,35 por ciento, y Zurich, el 1,78 por ciento.

Mientras el índice Euro Stoxx y las bolsas de Milán y Madrid registraban mínimos anuales y se situaban en niveles similares a los registrados en marzo de 2009, los mercados de Fráncfort y París se acercaban a los mínimos marcados el pasado lunes, cuando descendieron hasta precios del verano de 2009.

A las 17.30 GMT, las pérdidas en los mercados neoyorquinos estaban encabezadas por el Dow Jones de Industriales, que caía un 2,6 por ciento, el índice S&P 500 cedía un 2,5 por ciento y el mercado tecnológico Nasdaq retrocedía un 2,2 por ciento.

Además del rumor de que el país heleno podría anunciar una suspensión de pagos, posibilidad que fue rechazada por el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, contribuyó a aumentar el pesimismo en las plazas europeas un informe del banco estadounidense Goldman Sachs en el que rebajaba la cotización prevista ("precio objetivo") a medio plazo para el sector financiero.

También afectó a los mercados europeos la dimisión del consejero y economista jefe del BCE, conocido adversario de la compra de deuda soberana de los países del euro, fundamentalmente de Italia y España.

Stark adujo "razones personales" al presentar su dimisión al presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, quien agradeció al economista alemán su contribución a la unidad europea.

Además, en el pesimismo de las bolsas europeas influyó la depreciación del euro por el temor a que Grecia tenga que abandonar la moneda europea y por las diferencias existentes en el BCE, que cuestionan su capacidad para afrontar la inestabilidad los mercados y de la economía.

La divisa europea descendía en esta jornada de 1,39 dólares de la apertura a 1,363 dólares poco después del cierre de la sesión bursátil. La onza de oro se aproximaba a 1.860 dólares a esta hora y el petróleo Brent se cambiaba a 112,5 dólares el barril.

El comportamiento del mercado de deuda, influido por la dimisión de Stark y el escenario griego, también repercutió en las bolsas.

Los bonos de deuda griega a diez años incrementaron su rentabilidad hasta el máximo histórico del 19,523 por ciento, en tanto que el interés de la deuda alemana bajaba hasta el 1,77 por ciento, mínimo desde la creación del euro.

Mientras tanto, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Largade, demandaba planes creíbles de consolidación a las economías avanzadas.

El plan de empleo del presidente estadounidense no influía apenas en los mercados, que estaban a la espera de conocer los resultados de la reunión ministerial, en Marsella (Francia), de los ministros de Finanzas del G-7, que se celebra este fin de semana.

En cuanto a la evolución de los principales valores europeos, los integrantes del índice Euro Stoxx 50, sólo subió uno, Bayer, el 0,06 por ciento, después de anunciar que había recibido el permiso de las autoridades estadounidenses para comercializar un medicamento.

Los bancos, sobre todo franceses e italianos, por sus implicaciones con Grecia y por el informe de Goldman Sachs, lideraron las pérdidas: Societe Generale, el 10,58 por ciento; Unicredito, el 8,22 por ciento; Intesa, el 8,09 por ciento; Credit Agricole, el 7,68 por ciento, y la aseguradora Axa, el 7,59 por ciento.