Público
Público

Las bolsas ignoran las bajadas de rating de S&P

Francia coloca su deuda a tipos de interés más bajos incluso sin triple A

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ruido mediático y político que ha desatado la bajada generalizada de rating a los países de la zona del euro, que hizo el pasado viernes la agencia de calificación Standard & Poor's, se ha quedado sólo en eso: ruido mediático.

Ayer, el primer día de cotización tras la decisión, los mercados financieros actuaron como si nada hubiera ocurrido. Las bolsas europeas cerraron con ligeras subidas, con excepción de la española, que bajó un inapreciable 0,01%.

'Me sorprende que estas revisiones a la baja de las calificaciones crediticias hayan causado tanto revuelo ¿Acaso no era previsible? Ciertamente, en el caso de Francia sí que lo era. Por lo tanto, no creo que estos recortes de las calificaciones vayan por sí mismos a socavar la mejora de la confianza en los mercados que habíamos presenciado en lo que llevamos de 2012. Sólo un paso en falso del BCE lo conseguiría', aseguraba ayer, Jack McIntyre, gestor de Brandywine, filial de Legg Mason.

Falta por ver, si está igual de asumido que sea el fondo de rescate europeo el que pierda esa calificación, rebaja que anunció ayer tras el cierre de mercado la misma agencia.

La decisión de quitarle la triple A al fondo rescate era un temor que se había comentado desde que el viernes dos de sus participantes (Francia y Austria) perdieran esa máxima nota. 'A partir de ahora se va a dificultar aún más su acceso a la financiación, al estar limitados muchos grandes fondos de deuda a invertir en activos con la máxima calificación crediticia', explicaba Juan José Fernández-Figares, director de Análisis de Link Securities.

Habrá que ver cómo reaccionan hoy los mercados, con esta nueva rebaja y Wall Street en activo que ayer estuvo cerrado por celebrar la fiesta de Martin Luther King, y el volumen negociado fue menor de lo habitual.

De momento, Francia no sufrió las consecuencias de perder la triple A. Ayer, la Agencia Francesa del Tesoro (AFT) colocó con éxito en el mercado deuda en diferentes plazos a un tipo de interés inferior al de subastas anteriores.

El Tesoro francés adjudicó 8.590 millones de euros en varias emisiones que fueron desde los tres meses a los dos años y en todos los casos consiguió un tipo de interés inferior al de anteriores subastas y una potente demanda.

Las bolsas casi inmunes a al ataque de S&P a la deuda europea

Las buenas vibraciones de esta actuación tuvieron su efecto en el mercado de bonos europeos. En contra de lo que cabía esperar tras la bajada de rating de S&P, la mayoría de las primas de riesgo se relajaron. La francesa cayó cuatro puntos, hasta los 126 puntos básicos. La italiana cerró en 485 puntos, dos por debajo del nivel del pasado viernes, y la española bajó cuatro puntos, hasta los 341 puntos básicos.

'A pesar de la buena acogida no hay que engañarse. No estamos ante un apoyo generalizado de los inversores a Francia, sino ante un nuevo efecto de la política del Banco Central Europeo', explica Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de Asinver.

Como ya ocurriera la semana pasada en la emisión realizada por el Tesoro español, ayer fue la banca del propio país emisor en masa la que acudió a la subasta para practicar la estrategia del denominado carry trade (utilizar el dinero barato que consiguen en el BCE para comprar deuda remunerada a unos tipos de interés más atractivos y quedarse así con la diferencia para ayudar a la maltrecha situación de sus balances).

Además, fuentes del mercado aseguraban ayer que el BCE había acudido en la ayuda de los bonos españoles e italianos, de la misma forma que lo hizo la semana pasada cuando la entidad presidida por Mario Draghi destinó 3.766 millones de euros a compras de bonos.

El país que no parece estar entre los mimados del BCE parece ser Portugal. Ayer, en contra de la tendencia general, su prima de riesgo subió reflejando uno de los temores que dominaron el mercado: el contagio griego. 'Se está dando por sentando que Grecia va a declarar un impago antes de marzo. La única duda es si ese impago será o no ordenado. Y si Grecia impaga, parece que todo el mundo teme que ocurra lo mismo con Portugal', advierte Javier Flores.

En estas condiciones, España pretende captar 10.000 millones esta semana. Hoy 5.000 millones en letras y 4.500 millones en bonos el próximo jueves.