Público
Público

Bolt y otros trece campeones de Pekín en los "Juegos de bolsillo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jamaicano Usain Bolt, la gran figura del atletismo mundial, encabeza una nómina de catorce recientes campeones olímpicos que este viernes, en el Letzigrund de Zúrich, ofrecerán a sus adversarios la ocasión del desquite en la reunión atlética más prestigiosa y cara del mundo, con un presupuesto de casi tres millones de euros.

La reunión de Zúrich, penúltima de la Golden League, supondrá el regreso a la pista del gran triunfador de los Juegos de Pekín, Usain Bolt, campeón olímpico de 100, 200 y 4x100 metros con otros tantos récords del mundo.

Bolt, que viajó el lunes pasado a Zúrich directamente desde Pekín, asegura que no está cansado después de su triple éxito en "El Nido". "El año pasado competí aquí en 200 y la pista es muy buena. Quiero divertirme y ofrecer una buena actuación al público. No estoy cansado", dijo.

No estarán en Zúrich los otros dos atletas que estaban llamados a disputarle el título olímpico de 100 metros, su compatriota Asafa Powell y el estadounidense Tyson Gay, que han preferido tomarse un descanso, pero sí sus compañeros de podio, el trinitense Richard Thompson (9.89) y el estadounidense Walter Dix (9.91).

Además de Bolt, el estadio Letzigrund verá en acción a 38 medallistas olímpicos en Pekín. "Los Juegos Olímpicos en una sola noche", definen sus organizadores a la "Weltklasse" de Zúrich.

La croata Blanka Vlasic afronta un doble reto en Zúrich: demostrar a Tia Hellebaut que sigue siendo la número uno mundial de salto de altura pese a su inesperada derrota ante la belga en la final olímpica, y mantenerse invicta para seguir aspirando al millón de dólares de la Golden League.

A falta de dos reuniones (Zúrich y Bruselas) sólo Vlasic y la keniana Pamela Jelimo, campeona olímpica de 800, se mantienen invictas.

Jelimo tiene el ambicioso proyecto de acabar con el récord del mundo más viejo del atletismo, el que estableció la checoslovaca Jarmila Kratochvilova el 26 de julio de 1983 en Múnich con una marca de 1:53.28. Para ello contará con una liebre excepcional, la rusa Svetlana Klyuka, que fue cuarta en la final olímpica de Pekín.

En 400 metros, Jeremy Wariner, que en Pekín tuvo que entregar su corona de campeón olímpico a su compatriota LaShawn Merrit, tendrá ocasión de recuperar la supremacía mundial y, aprovechando la feroz competencia, de acercarse al récord mundial de Michael Johnson (43.18 en los Mundiales de Sevilla'99).

En 1.500, el campeón olímpico, Rashid Ramzi, volverá a enfrentarse a los mejores del mundo con la excepción del estadounidense Bernard Lagat, doblemente derrotado en su asalto al doblete olímpico en Pekín.

Kenenisa Bekele, con dos medallas de oro olímpicas al cuello (5.000 y 10.000), correrá en Zúrich la distancia inferior frente a un formidable equipo de diez kenianos entre quienes no están los dos que subieron con él al podio de Pekín, Eliud Kipchoge y Edwin Cheruiyot Soi.