Público
Público

Una bomba mata a tres soldados de EEUU y tres niñas en Pakistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La explosión de una bomba colocada en el exterior de un colegio femenino en el noroeste de Pakistán causó el miércoles la muerte de tres soldados estadounidenses, tres niñas y un soldado paquistaní, informó el Ejército, en un atentado que fue reivindicado por los talibanes paquistaníes.

Otras 45 personas resultaron heridas en el atentado ocurrido cerca del valle del Swat, una región en la que el Gobierno montó una operación hace casi un año en la que dijo que el Ejército había limpiado la zona de extremistas.

"Seguiremos cometiendo estos ataques contra los americanos", dijo a Reuters por teléfono desde un lugar desconocido el portavoz talibán Azam Tariq.

La explosión, que fue activada por un dispositivo a control remoto, puso de manifiesto la resistencia de los talibanes, decididos a derrocar al Gobierno del presidente proestadounidense Asif Ali Zardari, el marido de la fallecida Benazir Bhutto, que es muy impopular.

Responsables de seguridad habían dicho anteriormente que los muertos extranjeros eran cuatro cooperantes.

Los talibanes han atentado contra mercados, colegios, comisarías y cuarteles del Ejército a pesar de las redadas de las fuerzas de seguridad, que han acabado con algunas de sus bases, y los ataques desde aviones estadounidenses no tripulados, que han matado a alguno de sus dirigentes.

Los tres soldados estadounidenses formaban parte de una pequeña unidad que entrena al cuerpo de fronteras paquistaní, responsable de la seguridad en las zonas del noroeste, próximas a la frontera afgana, consideradas parte de la zona considerada un refugio de integristas de todo el mundo.

Se dirigían a una ceremonia de inauguración de un colegio femenino que había sido renovado con fondos estadounidenses cuando explotó la bomba.

"La masacre en el colegio del Bajo Dir muestra claramente la visión de los terroristas", dijo un comunicado de la embajada estadounidense.

La aparición del líder talibán paquistaní Hakimulá Mehsud en un vídeo de despedida del suicida que causó la muerte de siete agentes de la CIA en un atentado en Afganistán en diciembre sugiere que la amenaza de este grupo a la seguridad de Pakistán es cada vez más compleja.

Estados Unidos ha apostado fuertemente por Pakistán, un tradicional aliado, para que le ayude a estabilizar el vecino Afganistán, una prioridad de la política exterior del presidente Barack Obama.

EEUU pretende que Islamabad acabe con Al Qaeda y los talibanes afganos, que cruzan la frontera para atacar las tropas estadounidenses y de la OTAN, pero el Gobierno paquistaní se ha centrado en luchar contra los talibanes paquistaníes, que han atentado contra decenas de colegios femeninos y azotado y ejecutado públicamente a aquellos que considera inmorales de acuerdo con una interpretación radical del islam.