Público
Público

Los bomberos de Madrid descuelgan el cuadro de la Virgen de La Paloma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como ya es tradicional desde el principios del pasado siglo XX, los bomberos del Ayuntamiento de Madrid descolgaron hoy el cuadro que representa la imagen de la Virgen de la Soledad, conocida como Virgen de La Paloma, situado en el altar de la iglesia del mismo nombre, que sacarán en procesión esta tarde por el centro de la capital.

El acto se celebró al término de la misa solemne, oficiada por el obispo auxiliar de Madrid Fidel Herráez, y a la que asistieron el 'vicealcalde', Manuel Cobo, -Alberto Ruiz-Gallardón se encuentra en Berlín- y el portavoz del Grupo Municipal Socialista, David Lucas.

La bajada del cuadro la efectuó este año el bombero Juan Cano, del parque de Aluche, miembro, como el resto de sus compañeros asistentes al oficio religioso, de la cofradía de la Virgen de la Paloma, a la que pertenecen bomberos de los doce parques que hay en Madrid.

Una vez el cuadro fue situado en la base del altar, los fieles se fueron acercando para besarlo y, aunque no se hizo indicación alguna, muchos lo tocaron con la mano y evitaron acercar sus labios, como consecuencia de la gripe A.

Debido a las altas temperaturas, cinco personas tuvieron que ser atendidas por sanitarios de Samur-Protección Civil, principalmente por lipotimias y mareos, de las que sólo una fue trasladada para ser examinada por facultativos, dijo a Efe un portavoz de Emergencias Madrid.

A las ocho de esta tarde, está previsto que bomberos del Ayuntamiento saquen el cuadro de la Virgen en procesión, acompañados de dos bandas sinfónicas y de un grupo de bomberos de la Comunidad de Madrid libres de servicio, que cruzarán por la Gran Vía de San Francisco hasta la Puerta de Toledo, la calle de Toledo, la Puerta de la Cebada, la carrera de San Francisco y la calle de Calatrava para concluir de nuevo en la parroquia.

A su paso por la Puerta de Toledo, los bomberos efectuarán diversas exhibiciones propias de su profesión, tales como pasos de ríos realizados con autoescalas desplegadas a gran altura, 'rappel' y otras maniobras.

Los bomberos de la Comunidad harán entrega de una placa conmemorativa a las dotaciones del Parque de Puerta de Toledo como agradecimiento por las sucesivas invitaciones a participar en este evento religioso desde hace más de diez años.

La historia de la Virgen de La Paloma se remonta al año de 1787, cuando Isabel Tintero, una mujer devota natural de Madrid, se la arrebató a unos muchachos que jugaban con él en un solar al lado de donde hoy se encuentra el templo.

Los restos de Isabel Tintero reposan hoy a los pies de la Virgen, deseo que ella dejó escrito, y el culto a la misma la inició esta mujer en su propia casa de la calle de La Paloma.

En cuanto a la tradición de que sean los bomberos quienes descuelguen el cuadro, la historia dice que los feligreses de la parroquia de La Paloma reclamaron su ayuda para descolgar el cuadro de su patrona y llevarlo en procesión, cuando éstos realizaban maniobras en los terrenos que, posteriormente, se convertirían en la Gran Vía de San Francisco.