Público
Público

"Fue bonito jugar con Obama", dice Pau Gasol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ala-pívot español Pau Gasol dijo hoy tener un recuerdo "muy especial" del partido que jugó con el presidente, Barack Obama, que se organizó para celebrar su 49 cumpleaños, en el que participaron un grupo de estrellas de la NBA.

"Fue algo muy bonito, muy especial que tuve la suerte de vivir este verano cuando me invitó por su cumpleaños" contó Gasol en declaraciones a Efe en las que reconoció que "fue un lujo y un honor por la parte de todos los participantes y los invitados".

Según explicó Gasol, fue invitado a participar en el amistoso cuando acabó la temporada pero se le pidió que mantuviera total confidencialidad sobre el encuentro, que finalmente se celebró en agosto en Washington.

El presidente es un apasionado del baloncesto, un deporte que durante su adolescencia soñó con jugar de manera profesional. "Le encanta jugar al baloncesto, disfruta muchísimo", aseguró Gasol.

Gasol jugó aquel partido en el equipo del presidente, según contó hoy el propio Obama durante un acto benéfico en un centro comunitario infantil, con los que los jugadores de los Lakers y el presidente compartieron actividades.

"Nadie me estaba dando ventaja porque tenía a Pau en mi equipo" dijo el presidente, ante las sonrisas de los asistentes, que no dejaban de seguir atónitos con la mirada tanto a Obama como a sus ídolos de la cancha.

El presidente suele jugar de dos o de base, pero sobre todo de escolta, señalo Gasol, que aseguró que el mandatario estadounidense es un buen jugador y está en buena forma.

"Juega bien, compite, se lo pasa bien, disfruta como un niño y juega duro y no para, a su edad, con 49 años y en la forma que está es admirable", señaló.

En ese partido también participaron Kobe Bryant, Derek Fisher, ambos de los Lakers, así como Carmelo Anthony de los Nuggets de Denver, Shane Battier de los Rockets y otras súper estrellas como los ex jugadores 'Magic' Johnson y Bill Russell, que acabó con una barbacoa en la Casa Blanca.

Da la casualidad que en esas fechas, la primera dama, Michelle Obama, y su hija menor, Sasha, estaban de vacaciones en España.

El partido se disputó en la base militar Fort McNair, en el noreste de la capital estadounidense, y tuvo como espectadores a un grupo de soldados heridos en combate y participantes de un programa de mentores que patrocina el Ejecutivo.

Durante la jornada de hoy, los jugadores y entrenadores de los Lakers compartieron parte de su tiempo con los niños del 'Boys & Girls Club of Greater Washington' con quienes empaquetaron algunos productos de primera necesidad para los soldados heridos que pasarán estas Navidades en el hospital y para las personas necesitadas.

Jugadores y niños escribieron cartas para acompañar los envíos, decoraron los paquetes y se tomaron más de una foto juntos.

Es tradición que el presidente reciba en la Casa Blanca a los campeones de la NBA, "pero estos chicos están viniendo demasiado a menudo", bromeó Obama, ya que los Lakers se han hecho con este título por segundo año consecutivo.

Esta vez, en vez de la residencia presidencial el encuentro tuvo lugar en este centro donde el presidente les felicitó por sus logros, pero también por su generosidad por participar en causas benéficas. En otras ocasiones que han visitado Washington han participado en cursillos de baloncesto infantiles.

Los Lakers jugarán mañana contra los Wizards, el equipo de la capital.