Público
Público

El bono de EEUU y el de Alemania pierden atractivo

Los inversores salen del mercado de deuda y vuelven su mirada a la bolsa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El dinero está saliendo de la madriguera donde se refugió en los últimos meses, los bonos del Tesoro de EEUU y de Alemania, para buscar mayor rentabilidad en inversiones con más riesgo, como las de bolsa.

El chivato de esta espantada ha sido la subida de los tipos de interés de ambos activos. Desde que comenzó diciembre, el bono a diez años de esos países ha marcado los niveles más altos en casi medio año, llegando a superar el 3,27% el estadounidense y el 3% el alemán. Ayer, su rentabilidad bajó ligeramente (a 3,2% el americano y a 2,9% el europeo), aunque ello no implica un cambio de tendencia. La subida de los tipos está relacionada con la demanda del mercado. Si los inversores venden o no quiere comprar, los intereses se disparan.

Los títulos alemanes y norteamericanos están en máximos de seis meses

Dos han sido los detonantes del cambio. En EEUU, Obama ha ampliado el periodo de impuestos bajos de Bush. Eso significa que, en teoría, los estadounidenses tendrán más dinero para consumir; este efecto se trasladaría a las empresas, que ganarán más, lo que favorecerá su comportamiento en bolsa.

El caso alemán coincide con el norteamericano en que las perspectivas de su economía son buenas, y por eso la inversión en la bolsa es más atractiva. También tiene que ver la política del BCE de compra de bonos. 'El bono alemán se ha utilizado como refugio, y también como herramienta para especular contra los países periféricos de la UE. El cierre de esas apuestas a la baja está influyendo en las ventas', asegura Luis Benguerel, responsable de inversión de Interbrokers. 'Los datos económicos de las principales economías a uno y otro lado del Atlántico están demostrando que el crecimiento está en marcha, y ese es un buen motivo para tomar riesgos y buscar mejores rentabilidades que las que dan los bonos', explica Juan Ignacio Crespo, director de Thomson Reuters.

Esas buenas perspectivas sólo tocan de refilón a España. 'Se han relajado la tensión ,pero los problemas estructurales persisten, por lo que la confianza va a tardar en volver', advierten los analistas de MG Valores. De momento, el diferencial de la deuda española con la alemana se aleja del máximo de 283 puntos que llegó a alcanzar hasta los 234 de ayer.

Van Rompuy: 'Las últimas medidasde Españason admirables'

También han ayudado a moderar la presión sobre la deuda española las últimas medidas del Gobierno (privatizaciones, bajada de impuesto a las pymes y retirada de la ayuda de 426 euros). El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, calificó de 'admirables' esas medidas, en un mensaje de vídeo difundido ayer para tranquilizar sobre la situación económica en la UE. Por su parte, el comisario de Presupuestos, Janusz Lewandowski, dijo que esas medidas ayudarán a 'conquistar la confianza'.