Público
Público

Un Borges a precio de lujo

Edición exclusiva para un cuento del autor que ya circulaba por Internet

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En 1955, una pequeña editorial de Buenos Aires lanzó la única edición de La hermana de Eloísa, un cuento casi desconocido de Jorge Luis Borges y Luisa Mercedes Levinson, que nunca más se volvió a publicar en castellano.

El relato servía de colofón entonces a un librito que incluía también dos relatos de Borges y otros dos de Levinson, que 'todavía puede encontrarse en algunas librerías de anticuario'.

Así lo reconoce Claudio Pérez Míguez, director de Del Centro Editores, un sello especializado en libros artesanales que la semana que viene lanza una edición única del texto, de sólo 100 unidades y con un acabado digno de una joya. 'No es inédito, pero casi.

En castellano solo publicó entonces y, a estas alturas, encontrar una obra de Borges que haya sido publicada una sola vez es muy difícil', dice a Público.

Pero, ¿cómo ha podido permanecer prácticamente escondido durante medio siglo? Cuando en el año 79 se editaron las obras completas de Borges, se reunieron todos sus 'libros' escritos en colaboración con otros autores, lo que dejó fuera un textito como La hermana de Eloísa. 'Pasó el tiempo, sin que nadie fijara su atención en él, salvo especialistas y coleccionistas. La gente no lo ha visto nunca. Creo que es una de esas casualidades, igual que los cronopios de Cortázar que lanzamos hace casi un año: estaban en una cómoda que había visto ya un montón de gente y nadie le había prestado suficiente atención', recuerda Pérez Míguez.

El hecho de que se trate 'sólo' de un cuento implica que 'no puedes editarlo como un libro normal, de librería, masivo. A diferencia de las editoriales comunes, que tienen formatos estándar de colección y buscan qué textos les entran en esas colecciones, nuestros libros son diferentes: tratamos de buscar la forma que sugiere el libro. Pensamos en los libros en función del texto'.

El trabajo de Del Centro Editores ha sido, en primer lugar, negociar con los familiares de Borges y Levinson. 'Por suerte, siempre hubo una excelente relación entre ambos autores y sus herederos', recuerda. Luego pensaron en un ilustrador para darle encanto, en concreto en el argentino Antonio Seguí, 'que era ideal: figurativo, con gran ingenuidad y alegría de colores'.

El resto ha sido pura orfebrería, trabajo hecho a mano. La hermana de Eloísa tiene las tripas en papel de alta calidad (250 gramos) y una piel de caramelo: una carpeta especialmente hecha de forma artesanal, recubierta con papel estampado a mano. Todo a su vez dentro en un estuche cubierto de tela. La tirada es también exclusiva: 100 ejemplares, a 330 euros cada uno.

¿A quién va dirigido realmente esta edición de La hermana de Eloísa? ¿Es un producto elitista? Pérez Míguez no lo duda: 'No. Su destino es el público al que le gustan los libros y quiere a los libros. No sólo el contenido, sino el libro en sí. Estamos a las puertas de una lucha con el e-book y nos interesa fomentar el coleccionismo en vez de competir con el libro electrónico. Para la gente que sólo le interesa el contenido, indudablemente no es, porque puede fotocopiarlo de la biblioteca o bajarlo de la Red, que seguro que está disponible'.

Y así es: en Internet circula el relato, donde cualquier tiene acceso a él. 'Así que no es elitista porque todo el mundo tiene acceso al texto por un camino o por otro. Este es para los que consideran al libro un objeto valioso y precioso en sí mismo; para quien busca un valor agregado', concluye.