Público
Público

Botín alaba la rapidez de las reformas de Zapatero

Cree que las dudas sobre España son exageradas. El banco ganó 8.181 millones en 2010, un 8,5% menos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los grandes empresarios españoles han reclamado en numerosas ocasiones en el último año a José Luis Rodríguez Zapatero que haga reformas porque, de otro modo, no es posible salir de la crisis. El pacto social firmado el miércoles les ha gustado, aunque a algunos no les ha parecido suficiente. Sin embargo, a Emilio Botín, que ha sido de los que más ha insistido en la necesidad de hacer cambios, le suena muy bien la música. 'Estoy contento de cómo están yendo las cosas' y de la 'rapidez de las medidas', que 'son magníficas', dijo ayer el presidente de Banco Santander en la presentación de resultados de 2010, donde defendió que 'la marcha del Gobierno en este momento es la adecuada, pero tiene que mantener el ritmo'.

Para Botín, lo peor de la crisis ya ha pasado y las dificultades y las dudas sobre España (que consideró 'absolutamente exageradas') se irán disipando a lo largo del ejercicio. A su juicio, gracias a eso la prima de riesgo, que es el sobreprecio que el Tesoro tiene que pagar respecto a la deuda alemana, acabará reduciéndose a la mitad en breve (ayer cerró en 197 puntos básicos).

Santander evita anunciar si hará ofertas para comprar cajas

Y frente a lo que el miércoles defendió su homólogo de BBVA, Francisco González, aseveró que a España no le hace falta ningún crédito preventivo de la Unión Europea ni ninguna ayuda del fondo de rescate porque está en camino de recuperar la confianza. A eso ayudará la reforma de pensiones, que 'permite garantizar la estabilidad del sistema a medio y largo plazo'; la reforma laboral, que va 'en la dirección correcta para ayudar a resolver un problema crónico', y, la reestructuración del sistema financiero, que 'es un paso muy positivo' y permitirá recapitalizar las cajas y convertirlas de nuevo en grandes competidores.

No obstante, de este proceso no saldrán todas victoriosas, auguró el banquero, porque algunas, las más débiles, se quedarán en el camino. Y Botín no quiso desvelar si contribuirá a salvar alguna o si se lanzará a comprar cuando el Gobierno las venda después de nacionalizarlas. 'El Ejecutivo no nos ha pedido ninguna ayuda', dijo Botín, que apostilló que no tiene necesidad de comprar nada para crecer, aunque eso no significa que no vaya a hacerlo porque su política es 'anunciar las cosas cuando las hacemos'. Ni sí ni no ni todo lo contrario, aunque el presidente recordó ayer que una de sus adquisiciones más exitosas fue la de Banesto (que ni se vende, ni se fusiona, si se achica, ni pierde su autonomía) y la compró en una subasta como las que el Gobierno llevará a cabo con las cajas que tenga que salvar.

En esa política de crecimiento orgánico, Santander presumió ayer de haber incrementado a pulmón (sin adquisiciones) en 109.400 millones de euros los depósitos de clientes el año pasado en todo el mundo. Eso supone un 21,6% en un año, hasta elevarlos a 616.376 millones. Sólo en España, captó 32.000 millones, tras haber iniciado la guerra del pasivo con su oferta del 4%. Ahora ha retirado ese tipo de interés pero el banco no quiere todavía desvelar su estrategia para el ejercicio en curso. Se verá en marzo. Cuando prácticamente todas las entidades han dejado claro que no quieren continuar con esta estrategia de tipos altos porque daña mucho su cuenta de resultados, Santander se mantiene callado y se limita a decir: 'hay que ser flexible y dependerá de las circunstancias'.

Sacará a Bolsa su filial de Reino Unido en el último trimestre del año

Con este incremento del negocio, el banco ganó 8.181 millones, un 8,5% menos, debido a que aumentó mucho su presión fiscal y la cuantía que tuvo que pagar a los accionistas minoritarios de sus filiales, y a que la nueva normativa del Banco de España sobre provisiones antimorosidad le costó 472 millones. Aun así, el banco mantendrá el dividendo y ha prometido que hará lo mismo en 2011. El 25% del beneficio procede de Brasil; el 18%, del resto de Latinoamérica; el 18% de Reino Unido, y sólo el 15% viene ya de España.

El crédito creció en el conjunto del grupo un 6,1%, aunque en España, la Red Santander lo redujo un 3,4%, y Banesto lo aumentó un 0,2%. Botín auguró que este año tampoco crecerá. 'No es porque no queramos, estamos encantados de darlo, es porque los empresarios no nos piden dinero', explicó Botín.

La tasa de morosidad del grupo subió del 3,24% al 3,55%, aunque en el caso de España el crecimiento fue muy superior y aumentó del 3,41% al 4,24%. Santander confía en que deje de crecer en el tercer o cuarto trimestre del año y que empiece a descender a principios de 2012.

La tendencia esperada para la morosidad bien podría repetirse en la evolución de los beneficios, dado que Botín augura que este año todavía sea 'difícil' y 'exigente', para mejorar en el siguiente. En todo caso, hasta la junta de accionistas de junio no hará pública su previsión de beneficios.

Botín anunció ayer que sacarán a bolsa su filial de Reino Unido, ahora dirigida por Ana Patricia Botín, en el último trimestre del año. También la de Argentina, con lo que se hará con miles de millones de plusvalías que engordarán los beneficios del grupo.