Público
Público

Los Botín han regularizado 200 millones por la herencia familiar en Suiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Doce miembros de la familia Botín han regularizado 72 declaraciones del IRPF y del Impuesto sobre Patrimonio de entre 2005 y 2009 por los activos de la herencia familiar en Suiza, que les han llevado a pagar ya a Hacienda unos 200 millones de euros.

Según fuentes próximas a la familia Botín, el origen de ese patrimonio en Suiza se debe a la huida del padre del actual presidente del Banco Santander a ese país en 1936, cuando acababa de estallar la Guerra Civil española y fue cesado de sus cargos en la entidad financiera.

Durante su estancia en Suiza, Emilio Botín Sanz de Sautuola y López abrió una cuenta a la que trasladó parte del patrimonio familiar y creó una fundación para que lo administrara, que no ha recibido aportación de los herederos desde el fallecimiento del empresario en 1993.

A raíz de que la Agencia Tributaria requiriera información en 2010 al fallecido Emilio Botín Sanz de Sautuola y López por la información recibida del "caso HSBC", el presidente del Banco Santander, su hermano Jaime y sus respectivos hijos procedieron a regularizar las declaraciones con pagos de 200 millones de euros, según fuentes próximas a la familia.

La información de las regularizaciones que ya han tenido lugar se ha hecho pública después de que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu haya admitido a trámite una denuncia presentada por la Fiscalía Anticorrupción contra el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, su hermano Jaime y sus respectivos hijos, por presuntos delitos contra la Hacienda Pública y falsedad documental.

Aunque las regularizaciones realizadas siguen siendo comprobadas por Hacienda, Anticorrupción se ha visto obligada a iniciar acciones judiciales para evitar que prescriban las actuaciones relativas al ejercicio 2005, lo que se iba a producir el próximo 30 de junio.

A petición de la Agencia Tributaria, Emilio Botín y sus cinco hijos presentaron en julio de 2010 las declaraciones del IRPF y del Impuesto sobre Patrimonio de los ejercicios 2005 a 2009, la mayoría complementarias, sobre las que aportaron más documentación a finales de ese mes por la existencia de errores o defectos.

El presidente del Banco Santander y sus hijos (Ana Patricia, Paloma, Emilio, Carmen y Francisco) explicaron que la regularización voluntaria se debía a activos o rentas cuya titularidad pertenecía a trusts, fundaciones y otras figuras fiduciarias.

En otro escrito posterior, el presidente del Banco Santander precisó que, aunque no era el titular de las cuentas bancarias del HSBC, se había decidido a presentar las complementarias con el detalle de la evolución de su patrimonio para clarificar la situación ante Hacienda.

A mediados de 2010 también regularizaron su situación fiscal Jaime Botín y sus cinco hijos (Marcelino, Alfonso, Gonzalo, Marta y Lucrecia), quienes explicaron el problema de la herencia de su padre y abuelo.

Esa herencia fue dividida en tres bloques, de los que uno era común (formado principalmente por el 12 por ciento del capital social de Bankinter y atribuido principalmente a los nietos).

Los otros dos bloques se asignaron a dos sociedades, cuya propiedad correspondía a cada uno de sus hijos (Emilio y Jaime) y cuyas rentas han sido integradas en las declaraciones complementarias.

Los hechos denunciados parten de mayo de 2010, cuando las autoridades fiscales francesas informaron a la Agencia Tributaria española sobre una serie de personas con fondos en cuentas del banco suizo HSBC Private Bank Suisse, entre las que estaban los denunciados.