Público
Público

Botines entre flores, momias y gatas

Hay atracos legendarios más por extravagantes que por la magnitud del 'tesoro' robado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hay atracos legendarios más por extravagantes que por la magnitud del botín conseguido.Precisamente, este jueves, un hombre ataviado con una capa azul, unos pantalones de camuflaje y una máscara de Darth Vader (el personaje 'oscuro' de la saga de George Lucas, Star Wars) asaltó un banco de Long Island, del que consiguió huir sin ser arrestado.

El hombre llegó a la sucursal del banco Chase en la Ruta 347, donde comenzó a blandir una pistola mientras exigía a los cajeros todo el dinero en efectivo. Mientras el delincuente realizaba el atraco, advertía a los clientes allí presentes: '¡Esto no es una broma!'.

Continuando la estela de atracos peculiares, la policía norteamericana arrestó el pasado mes de junio en una casa de Brooklyn (Nueva York) a Edward Pemberton, de 44 años, después de intentar robar un banco en Manhattan portando un ramo de flores.

El hombre, apodado 'el bandido-bouquet' porque siempre lleva flores frescas para cometer sus fechorías, entró en una sucursal con un ramo de flores cuidadosamente envuelto en papel de seda rosa y plástico.

Oculto en el interior, el delincuente escondía una nota preparada para sus víctimas. En ella podían leer: 'Dame todos tus $ 100, $ 50. No seas un héroe'.

La policía de Nueva York informó de que este mismo hombre, actualmente en prisión, intentó atracar otro banco de Manhattan durante la celebración del 10 de julio disfrazado de maceta.

Y la cosa no se queda ahí, porque Cat Woman anda suelta en Nueva York. 'Dame el dinero, tengo un arma'. Así de tranquila atracaba zapaterías y perfumerías de Nueva Yrok una ladrona oculta tras una máscara de gata.

La mujer, actualmente detenido, actuaba siempre entre la zona de Manhattan y Queens. Con su atuendo descolocaba a los trabajadores de los establecimientos a los que, acto seguido, atracaba.

Los atracos cometidos en España en los últimos años tampoco tienen desperdicio. Cada día se perpetran en España más de 5.000 delitos y faltas. La inmensa mayoría pasan inadvertidos. Sin embargo, unos pocos salen a la luz pública por la astucia de sus protagonistas.

Este es el caso de Antonio, un veterano atracador que el pasado 1 de abril intentó asaltar con un arma de fogueo una sucursal bancaria en Martorell (Barcelona) y perdió una mochila con su documentación dentro. Lo más curioso es que al día siguiente volviera a por ella. Los Mossos dEsquadra estaban esperándole.

Más fácil, incluso, se lo puso a la Policía un joven de 20 años que robó en el interior de una casa de campo cerca de Elche (Alicante) en febrero de 2006. Al saltar la verja de la vivienda, el ladrón perdió varios ejemplares de su currículum con todos sus datos personales, profesionales y una fotografía suya reciente. Más pistas, imposible.

También olvidadizo era el asaltapisos que detuvieron hace unos días en Madrid: se dejó el móvil. Los agentes sólo tuvieron que rastrear las últimas llamadas que había hecho desde él para cazarlo.

Y cómo colofón, un atracador bautizado como 'la momia'. Juan Antonio B. M., de 50 años, fue arrestado como presunto autor de diez robos con violencia e intimidación perpetrados en establecimientos de la capital. Ocho de ellos eran farmacias.

'La momia' siempre utilizaba el mismo modus operandi: se vendaba la cara antes de entrar en los establecimientos, y una vez en su interior mostraba a los dependientes una nota manuscrita en la que les exigía su motín.

La Policía montó un dispositivo de vigilancia en las farmacias de aquellos barrios de la capital que más visitaba la momia, con la esperanza de capturarle en plena acción.

Así fue hace unos días, cuando asaltaba uno de estos establecimientos del barrio de San Blas. Cuando los agentes acudieron al lugar, Juan Antonio, que todavía llevaba las vendas cubriendo su rostro, salía a la carrera con el botín y la pistola. Junto a él fue arrestado Ángel G. H., de 31 años, que cubría su huida. La momia y su compinche contaban ya con diversos antecedentes policiales.