Público
Público

Bousman no ve diferencias entre la forma de rodar en España y EEUU o Canadá

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director de las secuelas de la saga de terror "Saw", Darren Lynn Bousman, que ultima estos días en Barcelona el rodaje de su nuevo filme, "11.11.11", ha dicho que no percibe diferencias en la manera de trabajar en el cine entre EEUU o Canadá y España.

En una entrevista concedida a Efe, Lynn Bousman señala que "durante el rodaje no hay ningún problema, porque además la lengua de comunicación es el inglés, pero fuera del set de rodaje las cosas se complican, porque yo no hablo español, y cada día es una aventura, y además aquí no tengo a mis amigos, como en Estados Unidos o Canadá".

Sin querer desvelar mucho de la historia, el director, autor también del guión, comenta que la película, que se podría inscribir dentro del subgénero de profecías, trata sobre "la apertura de una misteriosa puerta 11 que traerá al mundo algo sobrenatural, por lo que los ángeles se convertirán en guardianes", coincidiendo con la fecha a la que hace alusión el título.

El punto de partida no puede ser más profano: un editor neoyorquino busca en la Gran Manzana a su escritor estrella, que ha desaparecido.

Para dar mayor veracidad al argumento, la película está previsto que se estrene el próximo 11 de noviembre (11-11-11).

Bousman (Kansas, 1979), un nombre que los aficionados al terror asocian sin dudar al "cine gore" -dirigió las entregas 2, 3 y 4 de la serie "Saw" y otros filmes de sangre y vísceras-, opta en esta ocasión por un terror "más místico, atmosférico y misterioso".

Aunque "la violencia sigue siendo la marca de la casa", "11-11-11" "no se parece a ninguna de mis anteriores películas", señala.

El espacio donde tiene lugar la entrevista, una típica casa de indianos de la costa barcelonesa -está situada en Sant Vicenç de Montalt- es, como dice Bousman, "la gran protagonista de la película, pues aquí sucede gran parte de la acción".

"Me gustan las películas que tienen lugar en un espacio cerrado como una casa", apunta el realizador norteamericano, para quien "España también aparecerá como protagonista del filme".

Bousman no puede ocultar su sorpresa cada día que pasa en la casa: "Me produce una excitación descubrir los secretos que esconde", confiesa.

La religión y el concepto de fe son otros de los ingredientes con los que juega esta producción. Al fin y al cabo para Bousman, licenciado en religiones asiáticas, los grandes abismos terroríficos con los que se enfrenta el hombre son "el pensar que estoy equivocado con mis creencias, el miedo hacia lo desconocido y la soledad", enumera.

La elección de Barcelona como lugar de rodaje tiene mucho de personal. Además de por ser una ciudad que le fascina, está relacionada con sus visitas al Festival de Sitges, donde presentó "Repo!" y "Mother's day" -que clausuró la última edición- y en la que se declaró a la que ahora es su actual esposa.

Como balance de la década que acaba, en la que el cine fantástico ha tenido un gran auge, Bousman elige los filmes de "cineastas que se arriesgan" y que más le han gustado: "The black swan", de Darren Aronofsky, o "Martyrs", de Pascal Laugier, y cita también algunos títulos españoles como "El laberinto del Fauno", de Guillermo del Toro, "El Orfanato", de José Antonio Bayona, y "REC", de Jaume Balagueró.

Sin embargo, sus películas de cabecera siguen siendo algunas de Roman Polanski, como 'La semilla del diablo", "El quimérico inquilino" o "Frenético".

Jose Oliva