Público
Público

Boyer recomienda esperar dos años para subir los impuestos

Miguel Boyer afirma que el Gobierno ha cambiado de política pero está haciendo los deberes. Pronostica que la huelga general tendrá "poco éxito" y recomienda esperar dos años para subir los impuestos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se ha producido un cambio de política económica, pero el Gobierno está haciendo los deberes, según Miguel  Boyer, ex ministro de Economía y Hacienda con Felipe González y ahora uno de los asesores externos del ministerio de Elena Salgado y de Presidencia.

La duda de si el Gobierno sería capaz de hacer el ajuste y las reformas 'está despejada', ha asegurado hoy Boyer en un desayuno organizado por la revista Vanity Fair. Insiste en que ahora queda plasmar el ajuste en los Presupuestos, donde no debería haber 'politiquería ni juego de partidos para sacar ventaja'. Para Boyer, que en época de Aznar también dio apoyo a varias medidas económicas del Ejecutivo conservador, es normal que el Gobierno esté solo en sus medidas de ajuste 'porque no hay compañeros para las cosas duras y es ahí donde se mide lo que vale un Gobierno'.

Una de las reformas más criticada y que ha provocado la convocatoria de huelga general es la reforma laboral. Sobre ella, el ex ministro ha afirmado que no va a crear empleo 'porque eso no lo hace una ley, sino que lo que busca es que el empleo sea estable para los cinco millones de temporales que existen'.

En su defensa de la reforma laboral, que considera 'un gran avance', Boyer ha llegado a pronosticar que la huelga general 'va a tener poco éxito porque la población se queja pero tiene un sentido común notable. Los sindicatos no han sabido o no han querido explicar que va a tener un efecto benéfico sobre los jóvenes. Para que los empresarios hagan más contratos fijos, el despido tiene que ser más barato'.

Por último, sobre la subida de impuestos que defiende la izquierda, Boyer cree que 'es mejor plantearla dentro de dos años cuando sea mejor la coyuntura. Tenemos ocho puntos menos de presión fiscal que la media de la eurozona y debemos acercarnos a ella, pero la diferencia está sobre todo en los impuestos indirectos y en las cotizaciones sociales que es lo que habría que subir'.