Público
Público

Brahimi se siente "avergonzado" ante los pocos progresos en Siria y pide "actuar ya"

El mediador internacional para el país critica el escaso esfuerzo del Consejo de Seguridad para actuar. EEUU y la Comisión europea aportan otros 215 millones en ayuda humanitaria.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La legitimidad del Gobierno de Bashar al Asad 'se ha visto seriamente dañada, probablemente de forma irreparable'. Son palabras del enviado de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, del pasado martes ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Brahimi, que ha subrayado que 'no ha habido progresos' respecto a su anterior informe, ha agregado que el país 'se está rompiendo ante los ojos de todos', según ha informado el diario estadounidense The Washington Post.

'Es horrendo que la brutalidad del régimen continúe. El número de muertes aumenta constantemente y el Consejo de Seguridad no es capaz de poner todo su peso detrás de los esfuerzos del enviado especial de las Naciones Unidas', criticó Brahimi el mismo día en el que se hallaban en la ciudad de Alepo más de 80 cadáveres maniatados y con disparos en la cabeza que se amontonaban en el fondo de un río en lo que parece una ejecución sumaria por parte de tropas del régimen de Al Assad.

'No soy de los que abandonan. El momento en que sienta que ya soy totalmente inservible, entonces no seguiré ni un minuto más', afirmó Brahimi ante la prensa en la sede de la ONU al término de una comparecencia a puerta cerrada ante el Consejo de Seguridad, al que pidió 'actuar ya', puesto que desde que asumió sus funciones se han hecho 'pocos progresos' y se siente 'avergonzado' por seguir en el mismo punto.

EEUU. y la Comisión Europea (CE) aportarán 215 millones de euros para ayuda humanitaria en Siria. La CE anunció el martes a través de la comisaria de Cooperación Internacional, Kristalina Georgieva, que viaja este miércoles a Kuwait, que allí 'comprometerá' 100 millones 'en nombre de todos los europeos'.

Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, anunció el martes en un video publicado en Youtube que ha aprobado destinar 155 millones de dólares (unos 115 millones de euros) para alimentos, atención médica y ropa para los desplazados y refugiados sirios, lo que eleva el total destinado por Estados Unidos a 365 millones de dólares, convitiéndose así en el país que más dinero a aportado para prestar ayuda tanto a refugiados como ha civiles de las ciudades más devastadas por el conflicto.

El presidente sirio, Bashar al Asad, tiene clara la solución a la crisis: 'si se cerraran las fronteras para evitar la entrada de armas se resolvería la situación en dos semanas', afirmó el lunes. También aseguró que su ejército 'ha recuperado la iniciativa sobre el terreno y ha conseguido importantes resultados, que saldrán pronto a la luz'. En este sentido, apuntó que 'los grupos armados financiados desde el exterior han recibido múltiples golpes recientemente.

Al Asad se adelantó a la comunidad internacional en las valoraciones sobre la guerra. 'Estados Unidos no está aún preparado para alcanzar una solución', declaró el lunes, al tiempo que resaltó que Rusia seguirá siendo un país aliado, ya que 'se está defendiendo a sí mismo, no al régimen de Siria'.

Los rebeldes, sin embargo, siguen tomando posiciones del régimen, aunque segregados en distintos grupos. Así, el grupo islamista Brigadas de los Libres del Sham, integrante del autodenominado Frente Islámico Sirio (FIS), anunció el martes que ha tomado el control de la prisión central de Idleb, al norte del país, en un comunicado difundido en Facebook.

'Gracias a Alá, ha sido liberada la cárcel central de Idleb y ahora está bajo el control de los 'muyahidines' (guerreros santos) después de un largo asedio', afirmó la organización, algo que no ha podido ser confirmado de forma independiente debido a las dificultades para que la prensa trabaje sobre el terreno. Este mismo grupo el pasado día 25 de que habían asaltado el presidio, en el que aseguraban que había cientos de detenidos torturados a manos de oficiales de los servicios secretos.

DISPLAY CONNECTORS, SL.