Público
Público

Brasil puede esperar otro gran partido cuartos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección brasileña de fútbol podría volver a disfrutar en cuartos de final los espacios con los que contó en su victoria del lunes 3-0 sobre Chile, en el que fue su mejor partido en lo que va de la Copa del Mundo.

Brasil se impuso con tantos de Juan, Luis Fabiano y Robinho en un encuentro en el que Chile salió a atacarlo desde el primer minuto, por lo que le dio espacios para desarrollar un juego que probó ser vistoso y letal y que dejó sin respuestas a la "Roja".

El rápido y preciso toque de balón de Kaká y Robinho, cimentado en el control de Daniel Alves de la mitad del campo, le regaló a los espectadores presentes en el estadio Ellis Park de Johannesburgo un juego que el pentacampeón del mundo no había mostrado en la primera ronda.

El viernes, Brasil se medirá en Port Elizabeth con Holanda, que el lunes venció 2-1 a Eslovaquia para meterse entre los ocho mejores del Mundial.

"Ahora nos espera un nuevo reto, contra Holanda, una selección de gran calidad técnica, que conserva la tradición de dar al mundo buenos jugadores", dijo el entrenador brasileño Dunga tras el duelo del lunes.

"Holanda es un equipo difícil, que siempre hace grandes partidos, que tiene una calidad técnica similar a la que hay en Sudamérica", destacó sobre su próximo rival, que junto a Argentina son las únicas dos selecciones que ganaron los cuatro partidos que llevan jugados.

Esa calidad técnica del rival podría ser una nueva posibilidad de demostrar todo su poderío para Brasil, cuyas pálidas actuaciones en la primera ronda le habían generado muchas críticas.

Dunga afronta un problema en el centro del campo, ya que Felipe Melo está lesionado y Ramires suspendido.

El cuerpo médico de Brasil dijo tras la victoria que Felipe Melo tiene un 40 por ciento de posibilidades de jugar. Las cosas empeoran ya que Ramires, su sucesor natural, está suspendido por acumulación de amonestaciones.

Debido a esto, Dunga podría hacer ingresar a Josué en esa posición o cambiar el dibujo de su mediocampo para tratar de contener a la peligrosa Holanda, que según sus propios jugadores aún puede dar más de lo que ya ha mostrado.

"Estamos contentos de haber dado otro paso al frente, pero creo que debemos mejorar para el choque de cuartos (...) tendremos que jugar un poco mejor que hoy", dijo el atacante Arjen Robben, vital en el triunfo ante Eslovaquia con una buena actuación y un gol.

Holanda llega al trascendental partido con Brasil con una racha de 23 partidos sin perder, la más larga de su historia. Además, el conjunto europeo volvió a cuartos de final por primera vez desde 1998. Ese año quedó eliminado en semifinales justamente ante Brasil en la tanda de penaltis.