Público
Público

Brasil insta a una revisión financiera y Obama promete actuar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Louise Egan y Deborah Charles

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pidió el sábado una revisión general del sistema financiero mundial que "se derrumbó como un castillo de naipes" tras la crisis crediticia, y solicitó una mayor participación de los países con economías emergentes.

En tanto, el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que es tiempo de que los estadounidenses dejen a un lado sus diferencias políticas para centrarse en impedir una profunda recesión, que él afrontará apenas llegue a la Casa Blanca en enero.

Los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales se reunieron el sábado en Sao Paulo, centro financiero del país, para buscar formas de encarar la crisis financiera mundial.

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, señaló que los países deben encontrar caminos para estimular sus economías, incluidos nuevos recortes de los tipos de interés.

Lula, un ex líder sindical, advirtió que millones de personas se arriesgan a perder sus trabajos, generando un incremento de la pobreza en muchas economías emergentes.

"Esta crisis se inició en las economías avanzadas", dijo a los responsables de Finanzas. "Esto es la consecuencia de la creencia ciega en la habilidad autorregulatoria de los mercados y, en importante grado, a la falta de control de los protagonistas financieros".

Brasil, Rusia, India y China - adoptaron por primera vez una postura común que pide la reforma de instituciones como el FMI para que reflejen la creciente importancia de las economías en desarrollo.

Países como el gigante exportador China y los estados ricos en petróleo del golfo Pérsico han acumulado miles de millones de dólares en reservas que pueden ayudar al FMI a apoyar a que pequeños países soporten la inestabilidad que ha sacudido a los mercados financieros y sus monedas.

REFORMAS

Lula, que ha criticado durante mucho tiempo del predominio de Estados Unidos y de otros países desarrollados en la forma en que se toman las decisiones sobre las finanzas mundiales, dijo que existe una alta aceptación de que los países del G7 ya no son capaces de trabajar aislados.

"Es el momento para realizar un pacto entre los gobiernos para crear una nueva arquitectura financiera para el mundo", destacó.

Brasil organiza una reunión anual de funcionarios de Finanzas del Grupo de los 20 países de las economías más avanzadas y en desarrollo que intenta preparar la cumbre de emergencia de líderes mundiales del G20 que tendrá lugar el próximo fin de semana en Washington.

Sin embargo, las posibilidades de que afloren pronto planes detallados son escasas, dado que la administración del saliente presidente George W. Bush ha desestimado la necesidad de grandes reformas.

Por su parte Obama, quien habló en un discurso semanal por radio, dijo que es vital que los estadounidenses dejen a un lado las divisiones de la reciente campaña electoral "y eso es particularmente importante en un momento en que afrontamos los desafíos más relevantes de nuestras vidas".

El presidente electo, del que aún no se sabe si asistirá a la cumbre de Washington, dijo que no perderá tiempo para enfrentar la crisis.

Algunos líderes europeos dijeron que la cumbre ofrece una oportunidad de fijar los cimientos para grandes cambios en la manera en que se administra el sistema financiero, para futuras reuniones a inicios del próximo año.