Público
Público

Brasil y México se convierten en los protagonistas latinoamericanos de Cancún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

México y Brasil se han convertido en los dos puntos de referencia para América Latina en la Cumbre sobre el Cambio Climático de Cancún, el primero como anfitrión y garante de un proceso multilateral transparente, y el segundo por su papel de mediador activo en la parte más espinosa de la negociación, la relacionada con el Protocolo de Kioto.

El otro país latinoamericano que está en primera línea de esta conferencia, que hoy entra en su parte decisiva con la incorporación de los ministros, es Bolivia, que exige compromisos de las naciones más desarrolladas para prorrogar Kioto (1997), cuando expire en 2012.

"Podemos negociar la cifra pero es realmente asombroso que algunos países que han ratificado el tratado, que siguen siendo parte del tratado, sin embargo se nieguen a cumplirlo", dijo hoy a Efe el embajador de Bolivia ante la ONU, Pablo Solón.

El país suramericano se ha convertido en el gran fustigador de naciones como Japón, Canadá y Rusia, que no quieren ampliar ese protocolo que sólo obliga a reducir emisiones a los países desarrollados y no a los que están en desarrollo.

Bolivia pide, además, que la meta climática de aumento de temperaturas para el siglo XXI se fije en un alza de 1 grado centígrado respecto a niveles preindustriales, y por debajo de los 2 grados acordados en Copenhague y de los 1,5 grados que piden los pequeños Estados insulares y países menos desarrollados.

"Creo que, en conjunto, los países en vías de desarrollo y de Latinoamérica plantean y piden el cumplimiento de las obligaciones internacionales de aquellos países que son parte del Protocolo de Kioto", indicó Solón, que resumió la posición de Bolivia en que "la ley se cumple, no se negocia".

Su postura, señaló, la respaldan los demás latinoamericanos, entre ellos Brasil y México.

México, en su calidad de presidente de la conferencia, se ha convertido en el principal garante de una negociación transparente, según ha reiterado la canciller Patricia Espinosa.

Además, tiene como meta recortar un 30% sus emisiones en 2020 respecto a 2000, algo que quedó plasmado en el acuerdo de Copenhague de 2009, y de un 50% en 2050.

México y Brasil son como los "enviados especiales de la región para poner presión para que los países desarrollados también eleven su nivel de ambición" porque ellos mismos tienen algunos "de los más altos en el mundo", dijo hoy a Efe el asesor político de The Nature Conservancy (TNC), Jorge Gastelumendi.

Brasil tiene un Plan Nacional de Cambio Climático con metas como reducir la tasa de deforestación del Amazonas en un 70% en 2017, y en noviembre de 2009 anunció un objetivo de reducción de emisiones del 39% para 2020.

Junto a Reino Unido, el país suramericano encabezan un grupo de facilitación sobre la prórroga de Kioto.

"Brasil está desempeñando un papel muy bueno en eso, porque no solamente habla y pone ideología, sino que envía una señal muy clara de que ellos también están dispuestos a reducir emisiones en la medida en que los países desarrollados lo hagan de una manera más ambiciosa", señaló Gastelumendi.

El experto también se refirió a la situación del resto de la región y destacó que en Centroamérica una de las áreas de preocupación es cómo se adaptarán sus países a los efectos adversos del calentamiento global.

"Desgraciadamente, Latinoamérica es casi invisible en las negociaciones" debido a que hay países más vulnerables y que son los menos desarrollados, como los africanos y algunos de Asia-Pacífico.

Colombia, Perú y Costa Rica, dijo, prefieren que la negociación no se enfoque en países "sino en zonas vulnerables" dentro de ellos.

En otros aspectos como el de la lucha contra la deforestación también hay visiones heterogéneas sobre el mecanismo contra la degradación de los bosques en que se trabaja.

Para Colombia, Perú, Guatemala, Costa Rica, Perú, Brasil y México "hay una necesidad de integrar el tema forestal dentro de una visión de desarrollo bajo en carbono de los países", mientras que para otros como Venezuela, Nicaragua y Bolivia, los mecanismos de mercado en el ámbito forestal no deberían existir, señaló el representante de TNC.

Serán además los jefes de Estado latinoamericanos los que más presencia tengan en esta conferencia, pues entre los 20 que se prevé que asistan estarán los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Costa Rica, Laura Chinchilla; de Ecuador, Rafael Correa; de Guatemala, Álvaro Colom, y de Honduras, Porfirio Lobo, además del anfitrión, el mexicano Felipe Calderón.