Público
Público

Un brasileño completa 10.000 kilómetros en cuadriciclo rumbo a "Sudáfrica 2010"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ciclista, ambientalista y fotógrafo brasileño, José Geraldo de Souza Castro "Zé do Pedal", llegó hoy a la ciudad nigeriana de Lagos tras pedalear 10.000 kilómetros en un cuadriciclo desde su partida de París, el 10 de mayo de 2008, con rumbo a Johannesburgo para el Mundial 2010.

"Zé do Pedal", de 52 años, emprendió su viaje en el marco de una campaña de concienciación sobre glaucoma y cataratas y de divulgación del Programa "SightFirst" del Club de Leones Internacional.

En un correo electrónico remitido a Efe desde la capital financiera de Nigeria, De Souza Castro relata que, en su recorrido, pasó por España, Portugal, Marruecos, Sahara Occidental, Mauritania, Senegal, Mali, Burkina Faso, Costa del Marfil, Gana, Togo y Benín.

El próximo tramo de su viaje (7.000 kilómetros), que reanudará el próximo lunes, lo llevará a Guinea Ecuatorial, Gabón, las dos Repúblicas del Congo, Angola, Namibia, Botsuana y finalmente Johannesburgo, en Sudáfrica, donde prevé arribar el 1 de junio de 2010.

El "Pedal Kart" que el intrépido ciclista usa está equipado con llantas reforzadas, manubrio de polietileno, transmisión blindada, barra de torsión, chasis de acero, frenos de contacto en las ruedas traseras, caja de siete velocidades, faros, asiento anatómico, sistema antirrobo, luces de LEAD, techo de protección contra el sol, espejos retrovisores y udómetro.

Según el ciclista, la etapa Dakar-Lagos "fue un poco más difícil, y complicada que la de París-Dakar".

"Primero, en Senegal, me tocaron casi 300 kilómetros de caminos de tierra, donde apenas lograba avanzar unos 30 kilómetros por día...fueron 12 días comiendo polvo y escupiendo ladrillo", bromea en su nota "Zé do Pedal", que subraya que a su llegada a Kayes, en Mali, la temperatura se mantuvo durante una semana en los 45 grados.

"Las altas temperaturas fueron una constante durante casi todo el tiempo que me llevó cruzar Mali. Al llegar a Costa del Marfil, tuve que pasar por una zona controlada por las (antiguas) milicias rebeldes y en la que no existes leyes. O sea: manda quien puede y obedece quien tiene juicio", agrega.

Tras el polvo, el calor y la inseguridad, De Souza Castro llegó al litoral atlántico, donde, afirma, "me esperaban las lluvias".

"Los aguaceros fueron constantes, por lo menos 5 días de la semana...y con la lluvia, llegaron también los mosquitos... y muchos", según el ciclista, quien cayó enfermo de malaria y sólo pudo reanudar su viaje gracias a la ayuda del Club de Leones de Tema y de la embajada brasileña en Accra, la capital de Ghana.

Al empezar el próximo lunes la etapa Lagos-Luanda, "Zé do Pedal" estará también contando los días para su "aperitivo" del Mundial 2010 de Sudáfrica: la Copa Africana de Naciones, principal competición de la Confederación Africana de Fútbol, que se llevará a cabo en Angola entre el 10 y el 31 de enero de 2010.

Pero antes de ver como el balón da vueltas en tierras angoleñas, "Zé do Pedal" deberá enfrentarse a algunas montañas y más de 1.000 kilómetros de caminos de tierra a través de las densas junglas del África ecuatorial entre Camerún y la República Democrática del Congo.

"Por supuesto que cruzar selvas asusta un poco, pero por suerte para cuando llegue allí, la estación de lluvias ya habrá terminado y sólo tendré que preocuparme de los baches, el exceso de polvo, y, por supuesto, algún animal salvaje", dice De Souza Castro, que puntualiza que "es el único camino, no hay otro, y estoy listo para hacerlo".

"Ya he completado más del 60 por ciento del viaje y llegar a Luanda y después a Johannesburgo es sólo una cuestión de paciencia y perseverancia", afirma convencido.