Público
Público

Brawn, Williams y Toyota obtienen luz verde para Australia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los comisarios deportivos de la Fórmula Uno dieron el jueves luz verde a Brawn GP, Toyota y Williams para correr en el Gran Premio de apertura de la temporada en Australia, después de rechazar las protestas de tres equipos rivales.

Tras seis horas de deliberaciones en el circuito de Albert Park, la Federación Internacional del Automóvil (FIA), entidad rectora de la categoría, dijo que las autoridades descartaron las protestas de Red Bull, Renault y el campeón Ferrari.

Las tres escuderías anunciaron inmediatamente su intención de apelar y un portavoz de la FIA dijo que el asunto será llevado ahora ante un tribunal de apelaciones del organismo en París después del Gran Premio de Malasia del mes próximo.

que reemplaza a Honda - dijo que cumple con el reglamento de 2009.

que usa motores de la casa japonesa - se enfrentaron a acusaciones similares ya que fabricaron monoplazas nuevos con innovadores, aunque polémicos, difusores traseros. Se trata de una pieza clave que rige el flujo rápido y fluido del aire por debajo del coche para incrementar la carga aerodinámica.

La controversia ha dado que hablar durante semanas y en cierta medida ha eclipsado la apertura de uno de los campeonatos más intrigantes de los últimos años.

"Obviamente, cuando vinimos aquí sabíamos que nuestros difusores estaban dentro del reglamento y los comisarios deportivos lógicamente coincidieron con nuestro punto de vista", expresó Ross Brawn, dueño del equipo Brawn GP, pasada la medianoche en Melbourne.

"Respetamos el derecho de nuestros rivales a cuestionar la opinión del departamento técnico de la FIA y nuestra opinión, aunque lógicamente los comisarios deportivos entendieron nuestro razonamiento y confirmaron que nuestros difusores son completamente legales", agregó.

Brawn GP, que utiliza motores Mercedes, al igual que McLaren, tiene coches que fueron diseñados durante un año y medio por Honda, antes de que la escudería japonesa anunciara en diciembre su retirada de la F1.

Sus rivales pedían que tanto Brawn GP, como Toyota y Williams fueran inhabilitados para la carrera del domingo, en el comienzo de la temporada de este año.