Público
Público

Bread & Butter regresa a Berlín para estar 10 años tras abandonar Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La feria de moda urbana Bread & Butter tendrá su próxima edición del 1 al 3 julio en el antiguo aeropuerto berlinés de Tempelhof, en desuso desde noviembre, después de que la organización haya firmado un contrato de alquiler por un periodo de diez años con el Gobierno regional de Berlín.

El gerente de Bread & Butter, Karl-Heinz Müller, confirmó hoy en rueda de prensa ese cambio de escenario para la feria, después de que tanto en España como en Alemania se especulara desde la semana pasada con un posible regreso de la cita de moda urbana a Berlín.

Con la frase "el mercado es el que manda" argumentó Müller el traslado de la exhibición y añadió que Berlín "es y siempre ha sido" la ubicación europea ideal para Bread & Butter.

"Berlín, Tempelhof y Bread & Butter es la simbiosis perfecta", apuntó para añadir que con la nueva localización la feria se podrá "definir y posicionar de nuevo".

Bread & Butter nació en Colonia en 2001, para trasladarse a Berlín un año después. En julio de 2005, comenzó a organizar ediciones paralelas en la Fira de Barcelona que finalmente llevaron a la cancelación de la cita berlinesa un año después.

Según Müller, hace cuatro años decidieron abandonar Berlín pues el espacio en que se celebraba en una fábrica en el barrio de Spandau "nos impedía seguir creciendo", algo que en su opinión no pasará en Tempelhof, que pondrá sus hangares, su antigua sala de facturación y parte de las pistas al servicio de Bread & Butter.

"Volver a Berlín y exponer en Tempelhof es una opción que nos planteamos desde hace dos años pero los locales no estaban disponible entonces. Ahora sí, y de ahí nuestro regreso", señaló.

Müller, quien tuvo palabras de agradecimiento a los organizadores del evento en Barcelona, insistió sin embargo en que la feria "nunca abandonó Berlín" puesto que la sede central de la entidad que gestiona Bread & Butter permaneció en la capital alemana.

Explicó que las fechas escogidas permitirán a la cita berlinesa ser la primera feria de moda de la temporada y añadió que las cifras se mantendrán al menos al mismo nivel que en la última edición de la feria, que cerró la semana pasada en Barcelona, con 800 expositores, 80.000 visitantes y 6.000 metros cuadrados de superficie.

El jefe del Gobierno regional de Berlín, Klaus Wowereit, celebró con entusiasmo el regreso de Bread & Butter y afirmó que su gabinete "se apenó enormemente" cuando la cita se trasladó definitivamente a la ciudad condal.

"La nueva Bread & Butter supondrá un nuevo impulso para Berlín como capital de la moda en Europa", explicó Wowereit acerca de la apuesta por ese sector de la capital alemana, que esta semana acoge su cuarta Berlin Fashion Week.

Respecto a los múltiples usos alternativos propuestos para Tempelhof desde su cierre, Wowereit afirmó que emplear sus instalaciones para la feria de moda es "sensato y magnífico" y confirma que el aeropuerto, como espacio para eventos, "tiene una enorme demanda de futuro".

Wowereit aludió a la propuesta más estrafalaria hasta el momento, la de emplear los terrenos de Tempelhof para la prostitución a imagen y semejanza de ciudades como Amsterdam o Hamburgo y afirmó que se trata de un proyecto "no negociable" y que hay otros más factibles.

Uno de los que más consistencia está tomando es el del traslado a Tempelhof, ubicado en el centro de la ciudad, de los históricos estudios de cine Babelsberg de la vecina ciudad de Potsdam.

El alcalde-gobernador expresó su "optimismo" sobre el resultado de esas negociaciones, aunque admitió que el nuevo contrato firmado con Bread & Butter obliga a "reflexionar" sobre las condiciones del posible acuerdo ya que los estudios piden alquilar de forma permanente los hangares que empleará la feria de moda.

Müller sostuvo que, en cuanto a oferta hotelera y "sensatez" en la relación en la calidad-precio de los servicios que ofrece, Berlín era la "única opción" de futuro para Bread & Butter frente a otras ciudades "mucho más caras" como París o Londres.

El mítico aeropuerto de Tempelhof, que salvó del bloqueo soviético a Berlín occidental entre 1948 y 1949, acogerá esta noche un acto festivo para celebrar el nuevo desembarco en la capital de la feria de moda.