Público
Público

"Están bregados en la cooperación"

Los miembros de la ONG esperan que todo "acabe bien" y puedan continuar la caravana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las palabras 'ruta segura' son las que con más contundencia pronunció ayer el director de la Caravana Solidaria, Francesc Osan. 'Es la que hacemos habitualmente, y las autoridades mauritanas nunca nos han advertido de nada; esa carretera es como la AP7 [la autopista del Mediterráneo] de allí', sentenció Osan en la rueda de prensa para informar sobre la situación de los tres cooperantes españoles.

Este año es la novena caravana solidaria que la ONG Barcelona Acció Solidària pone en marcha. El objetivo siempre ha sido el mismo: repartir el material que distintas ONG catalanas necesitan entregar a sus delegaciones en el país receptor, ya sea Marruecos, Mauritania, Senegal o Gambia.

'Las autoridades mauritanas nunca nos han advertido del peligro'

Pero en esta edición las cosas se han torcido. El domingo por la noche, cuando Osan y otros habían terminado de ver el partido Barça-Madrid, llegó la llamada. Tres miembros de la junta de la ONG habían sido secuestrados, 'los tres bregados en la cooperación' desde hacía varios años. 'Parad, parad, parad... nos están disparando', fue lo que oyeron por radio el resto de cooperantes antes de dar la vuelta. Cuando llegaron al último coche, ni Alicia Gámez ni Roque Pascual ni Albert Vilalta estaban. Habían sido secuestrados.

'Es de película pero en realidad es de verdad', afirmó ayer Osan, designado portavoz por las familias de los tres secuestrados, que prefieren que 'los medios de comunicación no les molesten' en estos momentos tan delicados.

Al cierre de esta edición, los miembros de la entidad, 'en asamblea telefónica', tenían que decidir si la caravana vuelve a España o continúa hacia Senegal y Gambia para entregar el material que todavía no ha sido repartido, aproximadamente 'las dos terceras partes de la carga'.

'Es terrible pensar cómo deben estar, qué les ha podido pasar'

Los voluntarios se encuentran distribuidos entre Nuadibú y Dakar. Pero los camiones, y el grueso del grupo, unas 30 personas, están en Nouakchott, a la espera de tomar una decisión. Volver o continuar 'dependerá de la moral que tenga la gente allí', explicó Osan, aunque tanto él como los demás representantes de la ONG en Barcelona se mostraron esperanzados de que 'todo acabe bien, se pueda terminar la caravana y se pueda repartir el material humanitario de todos los proyectos'.

Sin embargo, los ánimos estaban decayendo ayer en Nouakchott. 'Hoy [por ayer] es un día clave, es terrible pensar como deben estar ellos, qué les ha podido pasar', afirmaba desde Mauritania un cooperante, visiblemente afectado.

Ayer, tras la rueda de prensa, Osan recibió una llamada. Los familiares querían dejar claro que no están 'disgustados' con el Gobierno. Al contrario, 'entienden que en estos momentos es importante ser discreto' para que los secuestrados vuelvan a casa. Pero por si acaso y para evitar 'malentendidos' anoche el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, volvió a telefonear a las familias. Su mensaje era claro: establecer 'un mecanismo de colaboración' entre familiares y Gobierno.

Los cooperantes
Entre los cooperantes hay 34 españoles –todos ellos de Barcelona y su área metropolitana–, un argentino, un chileno y un alemán. Entre los autóctonos, hay varios bomberos y un mosso d’esquadra.

El presupuesto
La caravana cuenta con un presupuesto de 60.000 euros, 25.000 de los cuales están subvencionados por el Ayuntamiento de Barcelona y el resto, por otros municipios catalanes y entidades privadas.

La carga
En esta edición participan 37 ONG, nueve camiones y cinco vehículos ligeros que cargan con 105.000 kilos de material de todo tipo –alimentos, placas solares, medicamentos, bombas de agua, ropa...–.

Las fechas
Los cooperantes salieron el 22 de noviembre de Barcelona y tenían previsto regresar entre el 17 y el 18 de diciembre.

El recorrido
La caravana tenía que pasar por Marruecos, Mauritania, Senegal y Gambia.