Publicado: 27.07.2015 18:54 |Actualizado: 27.07.2015 18:54

Las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales inician
una huelga indefinida

El colectivo BRIF reivindica "que se les llame por su nombre, Bomberos Forestales", que se mejoren sus condiciones laborales y que los que no puedan superar las pruebas físicas anuales no sean expulsadas del servicio.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales./ EUROPAPRESS

Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales./ EUROPAPRESS

CÁCERES.- Los trabajadores de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF), pertenecientes a la empresa Tragsa, han iniciado este lunes una huelga indefinida "en demanda de la mejora de sus condiciones laborales y del reconocimiento de su labor como Bomberos Forestales", también en las dos bases situadas en Castilla-La Mancha y en la que trabajan 112 trabajadores, en Prado de los Esquiladores (Cuenca) y La Iglesuela (Toledo).

La huelga iniciada constituye "un paso más en la lucha que mantiene los trabajadores de las BRIF", tras las tres jornadas de huelga llevadas a cabo los días 15, 16 y 17 de julio, y "ante el bloqueo en la negociación que mantiene la compañía", según informa MCA-UGT en una nota de prensa.

Según señala el sindicato, "a pesar de contar con alto nivel de exigencia en cuanto a las competencias para el desarrollo de su actividad", los trabajadores de las BRIF "no tienen un reconocimiento en la práctica en lo que a la categoría profesional se refiere en el convenio colectivo".



Así, desde el año 2011 los trabajadores de las BRIF está incluidos en un anexo del Convenio Colectivo de Tragsa, pero "un tratamiento diferenciado que los excluye de cuestiones que tienen que ver con aspectos retributivos o pluses".

Ante esta situación, señala que a pesar de la apertura de la mesa negociadora del convenio, la empresa "se ha instalado en la negación" en todo lo que tiene que ver con las propuestas de MCA-UGT en cuanto a las mejoras de las condiciones laborales del colectivo de trabajadores de la BRIF.

Además, existe también la "necesidad de la puesta en marcha por parte de la empresa de programas de formación específicos orientados al colectivo", así como "una planificación a lo largo del año para mejora de las capacitaciones, el reciclaje y la prevención de riesgos laborales", señala.

Lamenta el sindicato que los trabajadores de la BRIF, desarrollan su labor en unas "condiciones muy duras, tanto de esfuerzo físico como de riesgo", por lo que es consideran "imprescindible" la puesta en marcha de una segunda actividad, que "permita a los trabajadores que ya no puedan superar las pruebas físicas, que anualmente se tienen que superar, sean reubicados en otras tareas", evitando así, que "sean expulsados de la empresa y del servicio".

Además, los representantes de MCA-UGT han solicitado a la Dirección del Grupo Tragsa la creación de un plan de previsión social en el que, tanto la empresa como el trabajador, realicen aportaciones económicas para cubrir dicha contingencia.

Por todo ello, MCA-UGT espera que la huelga iniciada este lunes "sirva para desbloquear la negociación y obligue a recapitular a la empresa en la necesidad de que atienda las justas reivindicaciones de los trabajadores", concluye.

CCOO de la base de Cuenca asegura que los planteamientos "No son serios"

El delegado sindical de CCOO en la Base BRIF de Prado de los Esquiladores (Cuenca), Carlos Martín, ha explicado que este lunes se han levantado de la reunión con la empresa porque consideran "que los planteamientos de la empresa son inadmisibles y no son serios, y no hay posibilidad de diálogo en esos términos".

El colectivo BRIF reivindica "que se les llame por su nombre, Bomberos Forestales", cosa que a Tragsa "no debería costarle ni dinero ni esfuerzo"; también piden una formación de cara a acreditar esta categoría profesional, "otra petición que no supone ningún aumento presupuestario y que se podría englobar dentro del programa formativo que ya tiene la empresa".