Público
Público

El broker Kerviel se considera el chivo expiatorio de Société Générale

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex corredor de Bolsa Jerome Kerviel, condenado a tres años de cárcel y a 4.900 millones de euros de daños y perjuicios por las pérdidas que provocó al banco Société Générale, afirmó hoy que se siente el chivo expiatorio de la entidad.

"Tengo el sentimiento de que han querido hacerme pagar por todo el mundo y que había que salvar" al banco, aseguró Kerviel a la radio "Europe 1" en sus primeras declaraciones, tras el veredicto pronunciado ayer.

El ex corredor, de 33 años, se encuentra "abatido" por "el peso de la sanción y de las responsabilidades" que la sentencia me hace portar.

Kerviel, que desde que comenzó el juicio contra él se presentó como la pieza de un engranaje creado por Société Générale para incrementar sus beneficios, aseguró que nunca actuó solo y que sus compañeros y sus superiores estaban al corriente de sus acciones.

"Desde el principio de la investigación reconocí mi parte de responsabilidad, mis errores, aporté elementos que probaban que mis colegas y mis superiores estaban al corriente de lo que hacía", aseguró.

Sin embargo, reconoció que quizá no ha sabido explicar al tribunal toda la realidad.

"Probablemente no supe explicar y aclarar al tribunal y aportar las pruebas definitivas de que no iba solo en ese barco", dijo.

Kerviel afirmó que "tras recibir el mazazo" de la sentencia pensó "en su padre y en su madre" y que eso le provocó "un gran dolor".

El joven corredor indicó que siente que paga "por todo el mundo" y que Société Générale "sacrificó al soldado Kerviel" para salvar sus propias responsabilidades.

Una hipótesis en la que abundó su abogado, Oliver Metzer, quien aseguró que "la Justicia francesa es incapaz de acusar a una institución financiera" por lo que prefirió "responsabilizar a alguien antes que a todo un sistema".

El letrado ha recurrido una sentencia que considera "irrazonable, inaceptable y excesiva", mientras Kerviel reconoció que, con su salario de 900 euros al mes, nunca podrá pagar la indemnización de 4.900 millones de euros impuesta.

En este sentido, el portavoz del Gobierno, Luc Chatel, pidió a través de la radio RMC a Société Générale que negocie con Kerviel una reducción de la sanción infringida.

Chatel aseguró que el banco debería "hacer un gesto y no exigir los 4.900 millones de euros".