Público
Público

Broncearse no cura la depresión estacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Anne Harding

Las personas que sufren deuna depresión invernal conocida como "trastorno afectivoestacional" (TAE) -o la menos grave, pero más frecuente"melancolía invernal"- no deberían buscar alivio en una cama debronceado, advirtió un reconocido experto en fototerapia.

El tratamiento para el TAE incluye sesiones diarias deexposición a luz brillante.

Mientras que algunos estudios aislados asociaron elbronceado con un mejor estado anímico, el doctor Michael Termandijo a Reuters Health que lo real es que la fototerapiafunciona a través de los ojos, no de la piel, e incluye un tipode luz completamente distinto.

Aun cuando el bronceado artificial mejorara el estadoanímico, el aumento del riesgo de cáncer de piel superaríamuchísimo sus beneficios, agregó Terman, director de Center forLight Treatment and Biological Rhythms, en NewYork-Presbyterian Hospital, en Manhattan.

Según The Skin Cancer Foundation, las nuevas lámparasbronceantes producen hasta 12 veces más luz ultravioleta que elSol, mientras que los usuarios de las camas bronceadoras estánexpuestos a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel.

La luz UV también puede dañar los ojos, indicó Terman, y laliteratura publicada demuestra que los anteojos que usan laspersonas en las camas y las cabinas solares permiten pasar unagran cantidad de rayos dañinos a los ojos.

Algunas personas se deprimen en los meses de otoño einvierno, mientras que muchas más -alrededor de un cuarto delas personas que vive en el centro y el norte de EstadosUnidos- sentirán una modificación del estado anímico a medidaque los días se hacen más cortos.

Cada día, la luz brillante de la mañana reinicia nuestroreloj biológico y cuando el trabajo o la escuela nos obligan adespertarnos antes de la salida del Sol, nuestro relojbiológico comienza a funcionar sin sincronización con elentorno. "Esa es la fórmula de la depresión", explicó Terman.

De modo que la fototerapia reiniciaría nuestro relojbiológico con una dosis adecuada de luz solar artificial. Esefectiva para tratar la TAE y los problemas anímicosestacionales no tan graves.

De todos modos, la luz ultravioleta de las camas y lascámaras solares para broncear la piel no es parte de lareceta.

Tampoco lo es la luz en el extremo azul del espectro,agregó el experto. Algunas empresas se aferraron a estudios quele adjudicaron beneficios adicionales a la luz azul y producensólo cajas de luz azul, a pesar de la falta de evidencia de losbeneficios clínicos.

De hecho, destacó que ese tipo de luz es tan potente quelas personas no pueden mirarla.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos(FDA, por sus siglas en inglés) no regula la comercializaciónde las cajas de luz, de modo que no existe garantía de que losdispositivos disponibles en el mercado funcionen y hay algunasevidencias de que podrían causar daño, por ejemplo, al nofiltrar adecuadamente la radiación ultravioleta, agregó.

Las cajas de luz que son efectivas incluyen luces blancassuaves cercanas al extremo rojo del espectro y deben emitir10.000 lux de iluminación para que el tratamiento sea efectivo,explicó Terman.

Las cajas de luz deberían también tener un filtro o undifusor para proteger a los ojos y la piel de la luzultravioleta. Mirar fijo a una luz desnuda puede dañar los ojosy no dará resultado porque produce realmente sus efectosbeneficiosos en la periferia de nuestra visión.

Terman supervisa un sitio en internet sin fines de lucrollamado Center for Environmental Therapeutics (www.cet.org),que ofrece información sobre cómo elegir una caja de luz y untest para conocer si es necesario consultar a un doctor poralteraciones anímicas estacionales.

"Hay una tendencia a autotratarse con fototerapia.Autotratarse está claramente contraindicado para toda personacon depresión grave. Hay demasiadas maneras de hacerlo mal yeso agrava aún más la situación", agregó.