Público
Público

Brown tratará de convencer al Laborismo de que puede ganar las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro británico, Gordon Brown, interviene hoy ante el congreso anual del Partido Laborista con el reto de convencer a los militantes de que es el líder idóneo para sacar al país de la crisis y para ganar las próximas elecciones.

En su esperado discurso en el centro de conferencias de Brighton (sureste inglés), donde hasta el jueves se reúnen los delegados de la formación, Brown se dispone a anunciar nuevas iniciativas para demostrar el dinamismo de su Gobierno, al tiempo que intentará arengar a las bases.

Así, según la cadena pública BBC, además de aludir a la crisis económica, el primer ministro se referirá a medidas para reducir el comportamiento antisocial y la delincuencia en las comunidades.

Tras el optimista discurso pronunciado el lunes por el ministro de Empresa, Peter Mandelson, que animó a los afiliados a luchar por la victoria en los comicios del año próximo, Brown tiene el reto de seguir infundiendo moral a unos militantes que llegaron al congreso más bien desmoralizados.

Según el último sondeo, llevado a cabo por la firma Ipsos Mori, el Partido Laborista ha caído al tercer lugar en la intención de voto de los británicos, algo que no ocurría desde el año 1982, mientras que los conservadores de David Cameron se mantienen en primera posición con un 36 por ciento de los votos.

El Partido Liberal Demócrata consigue un 25 por ciento, frente al 24 por ciento de los laboristas.

Aunque las encuestas no dejan mucho margen para la esperanza, los líderes del partido gobernante se esfuerzan durante el congreso en inyectar confianza y motivación a las bases, además de intentar convencer -algo más difícil de lograr- al voto laborista.

A medida que avanza la semana se va perfilando un mensaje claro de la cúpula a los activistas, al que sin duda Gordon Brown volverá a referirse hoy: hay que hacer campaña por el Laborismo porque, si ganan los "Tories", se perderá lo logrado hasta ahora.

Ministros como el de Economía, Alistair Darling, Mandelson o Ed Miliband, titular de Energía y coordinador del manifiesto electoral, insisten en que los Laboristas deben contar al electorado lo mucho que se ha conseguido en materia de educación, salud o bienestar social, tras 18 años de "negligencia conservadora".

El análisis que hace la directiva del mal momento que pasa el partido es que los ciudadanos suelen castigar a los Gobiernos en las crisis económicas y que los medios de comunicación, aburridos con la formación en el poder desde hace 12 años, no representan bien sus políticas.

En su esfuerzo por captar votos, Brown, considerado en general como un comunicador pobre, podría acceder finalmente a participar en un debate televisivo antes de la campaña electoral -según apunta hoy la BBC-, en el que se enfrentaría a los líderes conservador y liberal demócrata, David Cameron y Nick Clegg, respectivamente.

De momento, habrá que esperar a ver qué acogida tiene hoy su discurso ante el congreso laborista, previsto para después de las 13.15 GMT.