Público
Público

Brown y Sarkozy dicen que crece el apoyo a sus propuestas de tasas a la banca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguraron hoy que aumentan los apoyos internacionales a sus propuestas de imponer un impuesto especial de hasta el 50% a las primas a los banqueros y de tasar las transferencias internacionales (la llamada "tasa Tobin").

Brown y Sarkozy se referían concretamente a la decisión de Francia de unirse a la iniciativa lanzada el miércoles por Londres, de aplicar un impuesto del 50 por ciento a los bonos de más de 27.500 euros que se paguen a los directivos de la banca; y al gravamen sobre las transacciones financieras que la UE quiere impulsar en todo el mundo, según el borrador de conclusiones de la cumbre.

"Estamos en un mundo globalizado y, en consecuencia, hemos decidido unirnos en este asunto. Pienso que para Gordon Brown era muy difícil explicar que iba a tomar esta medida solo y para mí también hubiera sido muy difícil de explicar que iba a ser el único en tomar esta decisión", aseguró Sarkozy.

"Lo hacemos juntos y ahora escucho declaraciones de un montón de jefes de estado que van a unirse. Así que, una vez más, Francia y Reino Unido demuestran que están a la cabeza del cambio en este asunto", añadió.

Sarkozy hizo estas declaraciones en una rueda de prensa que ofreció de manera conjunta con Brown durante la cumbre de líderes de la UE en Bruselas, en la que pretendieron ofrecer una imagen de unidad y de liderazgo en las políticas destinadas a equilibrar la relación entre banca y sociedad, para que la segunda no pague las consecuencias de los excesos de la primera, en épocas de crisis.

Sin embargo, Brown quiso mandar un mensaje de tranquilidad al sector financiero, que no ha ocultado su nerviosismo por la posible adopción de un gravamen sobre todas las transacciones internacionales, tras la introducción de esta posibilidad en el último borrador de conclusiones de la cumbre.

"Londres es uno de los centros financieros más importantes del mundo, si no el más importante. Pero una tasa global no será introducida a no ser que todos los centros financieros del mundo puedan sumarse", según el primer ministro británico.

El texto que servirá de base a los líderes para aprobar las conclusiones definitivas dice: "El Consejo Europeo anima al Fondo Monetario Internacional a que considere un rango amplio de opciones, incluyendo cuotas sobre seguros, fondos de rescate, contingentes de capital y una tasa global sobre las transacciones financieras".

El objetivo de instaurar este tipo de medidas sería, según el documento, "renovar el contrato económico y social entre las instituciones financieras y la sociedad para asegurar que los buenos tiempos generen beneficios públicos y que la sociedad esté protegida en tiempos de crisis".

El primer ministro británico, Gordon Brown, resucitó el debate sobre la llamada "tasa Tobin" al proponer su instauración durante la cumbre del G-20 que se celebró en Saint Andrews (Reino Unido), a comienzos de noviembre.

Algunos líderes vieron con buenos ojos la propuesta, aunque mostraron su escepticismo alegando que, para lograr instaurarla, sería necesario un consenso mundial difícil de conseguir.

Esta tasa toma su nombre del economista que la propuso, el estadounidense James Tobin, premio Nobel de Economía en 1981.