Publicado: 16.12.2013 13:55 |Actualizado: 16.12.2013 13:55

Bruselas abre una investigación sobre el proyecto para una mina de uranio en Salamanca

La Comisión Europea admite a tramite la denuncia de una plataforma ecologista que considera la explotación "incompatible" con varios progamas y directivas europeas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea ha admitido a trámite la denuncia de una agrupación ecologista contra el proyecto de minería de uranio a cielo abierto en Salamanca, el único que existe actualmente en España.

En una carta a la que ha tenido acceso este diario, la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea informa de que la denuncia "será examinada por los servicios de la Comisión a la luz del Derecho de la Unión Europea aplicable en la materia". El trámite sólo supone de momento el inicio de una investigación y no la apertura de un procedimiento de infracción, que tendrá que ser valorado durante el proceso.

El pasado agosto, la Plataforma Stop Uranio, que se opone a la mina desde que la australiana Berkeley anunciara sus intenciones de explotación , envió un informe a Bruselas denunciando la "inviabilidad" del proyecto.Según la plataforma, la explotación resulta incompatible con el Programa General de Medio Ambiente de la UE para 2020, un plan de objetivos y medidas aprobado hace un año para una gestión más sostenible de los recursos europeos.

Asimismo, consideran que el proyecto "está en confrontación" con la Directiva Europea del agua , que establece un marco comunitario de actuación a cumplir por los Estados miembros. El agua es uno de los principales recursos necesarios en la extracción y tratamiento del uranio.

Además, denuncian, en las inmediaciones del proyecto (ocupará unas 2.500 hectáreas entre los municipios de Retortillo y Villavieja del Yeltes) se ubican dos espacios protegidos: la Zona de Especial Protección para las Aves de las Riberas de los ríos Huerba y Yeltes, y el Lugar de Interés Comunitario de las Riberas de los Ríos Huebra, Yeltes, Uces y afluentes, donde existen poblaciones de cigüeña negra, una especie considerada por la legislación dentro de la máxima categoría de conservación, "en peligro de extinción".

"Consideramos más que pertinente la actuación de la Comisión Europea ante un proyecto a todas luces especulativo e insostenible a nivel ambiental que ha dejado en evidencia la irresponsabilidad manifiesta de las autoridades, cuya obligación es velar por la salud de los ciudadanos y la conservación de un medio ambiente en ningún caso por los intereses económicos particulares de una empresa privada", señala Stop Uranio en un comunicado.

El proyecto de Berkeley España en Salamanca pretende recuperar para su explotación dos yacimientos de uranio en la provincia, los de Retortillo y Santidad.

Aunque aún no se han iniciado los trabajos de explotación, la Junta de Castilla y León otorgó al proyecto la Declaración de Impacto Ambiental favorable el pasado octubre. No obstante, el Consejo de Seguridad Nuclear ha exigido a la empresa hacer una revisión completa de la memoria descriptiva del proyecto que incluya la planta de tratamiento de los residuos radiactivos y no sólo la zona de explotación, como inicialmente presentó la filial australiana. Hasta que el nuevo plan no sea aprobado por el CSN, la empresa no podrá iniciar las labores.

Ante la polémica y acusaciones de grupos ecologistas, la empresa ha expresado en varios comunicados que se trata de "un proyecto riguroso que cumple con toda la normativa aplicable, tanto desde el punto de vista minero como medioambiental y de protección radiológica y que tiene en cuenta la prevención exhaustiva de todos los eventuales impactos sobre la salud de las peronas y el medio ambiente".

Los trabajos de construcción de la mina estaban previstos para mediados de 2013, con el fin de empezar a producir en 2014. Sin embargo, organizaciones como Ecologistas en Acción consideran que los planes de la compañía es retrasar las extracciones hasta que el precio del uranio, en mínimos desde el accidente nuclear de Fukushima, vuelvan a cifras más atractivas.

Según Berkeley Minera España, en los yacimientos salmantinos han calculado la existencia de 20,94 millones de toneladas de uranio. El proyecto tiene una vida aproximada de 12 años (10 para la extracción y dos más para los trabajos de desmantelación y recuperación de la zona). La empresa asegura que lleva invertidos en sus proyectos en España hasta la fecha cerca de 50 milllones de euros. "Son difícilmente compatibles estas inversiones con una actividad especulativa", defiende.