Público
Público

Bruselas alarga un año el marco de ayudas a la banca pero endurece el acceso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea acordó hoy prolongar un año más, hasta finales de 2011, el marco legal aprobado durante la crisis para permitir la concesión de ayudas públicas a la banca y la economía real, aunque endureció las condiciones de acceso para promover una retirada gradual de las mismas.

Cualquier banco que haga uso de las ayudas a partir del uno de enero, tendrá que enviar a Bruselas un plan de viabilidad, al que hasta ahora sólo estaban obligados los bancos "de riesgo", es decir, los que hubieran recibido un apoyo equivalente al 2% de sus activos ponderados por riesgo.

Por su parte, las empresas que tengan dificultades relacionadas con el acceso al crédito continuarán gozando de ayudas estatales, pero quedarán excluidas de las mismas las compañías cuyos problemas estén asociados a su modelo de negocio para facilitar una correcta reestructuración de la economía.

Las medidas prolongadas hoy fueron adoptadas a finales de 2008 y principios de 2009 para amortiguar el efecto de la crisis desencadenada tras el colapso del banco de inversión Lehman Brothers en Estados Unidos.

La Comisión Europea ya introdujo un ligero endurecimiento de las condiciones de acceso a las ayudas para la banca en julio pasado, cuando aumentó las tasas para acceder a las garantías públicas e incrementó la vigilancia sobre la viabilidad de los beneficiarios.

La Comisión Europea argumentó su decisión de hoy para fomentar la reducción de los niveles excepcionales de ayudas públicas en el hecho de que la recuperación en Europa ha comenzado a tomar cuerpo, aunque continúan las tensiones en los mercados financieros.

"Tenemos que preparar una retirada gradual de los estímulos para regresar a las condiciones normales de mercado. Por supuesto, la continuidad de los riesgos y las tensiones renovadas son una razón válida para proceder con cuidado en el proceso de salida", dijo el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, tras el anuncio de la decisión.

El volumen total de ayudas aprobadas por la Comisión al sector financiero desde octubre de 2008 hasta el mismo mes de 2010 asciende a 4,5 billones de euros, lo que equivale al 39% del PIB de la UE, aunque finalmente sólo ha sido necesario emplear en torno a 1,1 billones, según los datos publicados hoy por la Comisión Europea.

La Comisión explicó que la mayor parte de estas ayudas, el 76% del total, no tuvo un impacto real en las finanzas públicas de los estados miembros, al consistir en garantías destinadas a paliar las tensiones en el mercado interbancario; mientras que las medidas de recapitalización real sólo representaron el 12%.

Además, Bruselas considera que "la acción coordinada de los estados miembros para apoyar a los bancos" junto con las normas específicas adoptadas por la Comisión Europea "evitaron el colapso del sector financiero" en la UE.

En cuanto a las ayudas a la economía real, desde diciembre de 2008 hasta octubre de 2010, la Comisión Europea aprobó medidas de ayuda por valor de 82.500 millones de euros, aunque la cantidad finalmente utilizada también ha sido mucho menor.

En el caso español, la Comisión Europea ha aprobado programas de ayuda al sector bancario de hasta 334.270 millones de euros, lo que sitúa a España en el sexto país de la Unión Europea por habilitación de ayudas, tras Reino Unido, Irlanda, Dinamarca, Alemania y Francia.