Público
Público

Bruselas censura el despilfarro de los fondos europeos en España

El comisario de Empleo sostiene que el uso ineficaz de los recursos comunitarios está en la base de los problemas de competitividad que arrastra la economía española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España ha malgastado, e incluso despilfarrado, muchas de las ayudas que ha recibido de la Unión Europea, y este uso ineficaz de los recursos comunitarios está en la base de los problemas de competitividad que arrastra la economía española, según ha comentado este lunes el comisario europeo de Empleo, László Ándor.

El representante de la Comisión Europea, en un debate organizado por la Fundación Fuhem con economistas críticos a la política que se defiende ahora desde las instituciones comunitarias, subrayó que ha habido países, como Irlanda, que han sabido aprovechar los recursos para políticas de cohesión y fondos estructurales repartidos desde Bruselas. 'Otros no han sido tan inteligentes en la utilización de estos recursos, y España se encuentra en esta categoría', ha agregado el comisario Andor.

El comisario de Empleo puso como ejemplo la construcción de dos autovías en una región española, sin especificar, prácticamente paralelas construidas con dinero de la UE, 'y que apenas suponen ahorrar 8 minutos en un viaje de cien kilómetros'. En su opinión, esos recursos deberían haberse dirigido también a inversiones en innovación, en formación o en mejorar la competitividad de la fuerza laboral española. 'Parte de esos fondos podrían haberse gastado en otras políticas, con un enfoque más práctico', ha insistido. El despilfarro de los recursos europeos y el modelo de crecimiento económico antes de la crisis, apostando por el ladrillo y obviando la política industrial, están en la raíz  de la crisis que sufre ahora la economía española.

László Ándor ha apuntado que justo antes de la crisis, la tasa de paro española rondaba el 10%, que es la que ahora sufre, de media, el conjunto de la UE. 'Esto tenía que haber alertado de la existencia de problemas y desequilibrios en la economía española', ha subrayado.

El comisario europeo defendió la política abordada desde Bruselas en la primera parte de la crisis, en los años 2008 y 2009, tras la quiebra de Lehman Brothers, orientada a reactivar la economía. En la segunda fase de la crisis, la que se produce a partir de 2010 con los problemas de la deuda de Grecia, Europa ha pagado la carencia de mecanismos de solidaridad, que no se previeron en el diseño de la Eurozona con una moneda única.

En el debate han participado diversos economistas, que han cuestionado la estrategia impulsada desde las instituciones europeas para hacer frente a la crisis, basada fundamentalmente en la austeridad. 'Se ha escogido el camino equivocado, y no se han alcanzado los objetivos previstos', ha subrayado Fernando Luengo, profesor de la Universidad Complutense y miembro del colectivo econoNuestra. 'Hay que apostar por detener la austeridad errónea y nociva, y poner la creación de empleo en el centro de la política económica'.

La estrategia seguida hasta ahora, según el Fernando Luego, no están abordando lo que, en su opinión, son los problemas estructurales que están causando la crisis: el aumento de las desigualdades sociales, el dominio de la economía financiera sobre la productiva, la desindustrialización progresiva y las tensiones provocadas por la introducción del euro. 'Hay que crear otra Europa social y política', ha subrayado.

En este sentido, Ángel Martínez González-Tablas, presidente de la Fundación Fuhem y catedrático de Economía Aplicada, ha alertado que la crisis ha provocado un aumento de la desafección sobre Europa. 'Hay un cambio cualitativo dramático en la percepción sobre la UE: en vez de ser la esperanza, como era hasta ahora, es la amenaza, la imposición'. Las políticas alentadas desde las institutuciones y algunas cancillerías europeas, según González-Tablas, 'no han logrado los resultados pretendidos, han fracasado y han generado perdedores y ganadores'. 'Se está jugando con fuego, y cuando se quiera intervenir, se corre el riesgo de que sea demasiado tarde', ha avisado.