Público
Público

Bruselas espera cerrar este mes el rescate de Irlanda

Salgado no ve "problemas éticos" por ayudar a los bancos y alerta de que la recuperación de la economía depende de ello. Técnicos de la Comisión, el BCE y el FMI negocian desde hoy con Dublín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional ultiman la magnitud del rescate del sistema bancario irlandés y los dolorosos recortes que Dublín tendrá que aplicar a cambio de la solidaridad europea. Los técnicos del Banco Central Europeo, la Comisión y el FMI aterrizarán hoy en la capital irlandesa para negociar con el Gobierno de Brian Cowen los detalles, en unas conversaciones que durarán dos semanas como máximo. Según fuentes del Ejecutivo comunitario, los aspectos técnicos quedarán resueltos en cuestión de días. Después, la UE prevé dejar que Cowen administre los tiempos y presente un plan específico para reducir el déficit hasta el 3% del PIB en 2014 desde el 32% al que lo han llevado las irresponsabilidades de la banca, que tendrá que ser reestructurada.

La UE y el FMI tienen el fondo de 750.000 millones preparado, por lo que sólo falta que se despejen dos incógnitas: cuánto dinero será necesario para reflotar a la banca y qué tendrá que hacer con ella el Gobierno para que los pecados de las principales entidades no le salgan gratis a sus responsables. 'Ahora tenemos la respuesta, sólo estamos esperando por la pregunta', aseguró ayer la presidencia belga de la UE a través de Didier Reynders, ministro de Economía. También el comisario europeo de Economía, Olli Rehn, se mostró impaciente por cerrar el acuerdo final, alertando de que la situación es 'muy urgente y muy, muy grave, por lo que no tenemos tiempo que perder'. El sector bancario irlandés necesita, según las estimaciones conservadoras de Dublín, al menos 50.000 millones de euros, pero algunos cálculos elevan el total del rescate hasta los 100.000 millones, ya que podría incluirse también un paquete de ayudas para otros fines. Cowen admitió ayer por primera vez que es 'urgente' encontrar una salida. 'Es urgente, aceptamos que es urgente y que necesitamos resolver la situación. En todo caso, lo solucionaremos como más nos convenga'.

Irlanda acepta que es 'urgente' dar una solución a sus problemas

Al término de la reunión de ministros de Economía de los 27, Elena Salgado advirtió de que los países del euro no se enfrentan a ningún 'dilema ético' por rescatar de nuevo a la banca, algo contra lo que claman desde hace meses. No es ética, pero el Eurogrupo cree que no hay otra opción, explicó Salgado. 'La prioridad es la estabilidad del euro y la recuperación económica', aseguró. Ambas cosas pueden saltar por los aires si la 'volatilidad' en los mercados remata la ya dañada credibilidad de la economía irlandesa. El Eurogrupo coincide en que en ese momento comenzaría la cuenta atrás hacia una crisis de deuda en Portugal similar a la de Grecia, que sentenciaría a muerte la moneda única. '[Ayudar a Irlanda] no me produce problemas éticos, máxime cuando estamos trabajando en mecanismos que hagan que, en el futuro, estas crisis las paguen los propios sectores [financieros]', insistió Salgado.

Una sensación de angustia parecida a la del rescate de Grecia recorría ayer los pasillos de Bruselas. Todas las fuentes consultadas coincidieron en que el peligro para la eurozona es muy alto y que por eso el rescate de la banca irlandesa tendrá que ser más ágil que el de Atenas, que se demoró meses. La cumbre de jefes de Gobierno de diciembre podría ser el momento, siempre que los mercados no fuercen una reunión extraordinaria para tomar la decisión antes.

El Gobierno griego dijo ayer que no hay 'ningún motivo de preocupación en relación con el plazo de cobro' de parte del macrocrédito de 110.000 millones de euros concedido en mayo pasado por los países del euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar la bancarrota del país.

Atenas, que aseguró que cumplirá con sus compromisos de pago, sugirió así la existencia de un retraso en la entrega de ese crédito, el tercero que recibe de los socios europeos, por importe de unos 9.000 millones. Sin embargo, la Comisión Europea desmintió que haya retraso: según Bruselas, la cuantía del préstamo se decidirá este mes, pero no se entregará hasta enero. El FMI sí entregará en breve a Atenas 2.508 millones. 

DISPLAY CONNECTORS, SL.