Público
Público

Bruselas mantiene la presión sobre Microsoft con una nueva multa histórica de 899 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea dejó hoy claro que no va a rebajar ni un ápice la presión para que Microsoft respete las reglas de competencia y le impuso una nueva multa histórica de 899 millones de euros por no haber dado a sus rivales la información necesaria para fabricar programas compatibles con los suyos.

Ésta es la sanción más alta impuesta nunca por la autoridad europea de competencia a una sola empresa y se suma a otras dos anteriores de 497,2 y 280,5 millones de euros infligidas a Microsoft por abusar de su posición de dominio en el mercado informático y por no acatar las órdenes de Bruselas para remediarlo.

Con la multa de hoy, el ejecutivo de la UE castiga al gigante informático por cobrar precios "prohibitivos" por la información que facilita a otras empresas y que éstas necesitan para garantizar que los programas que fabrican son compatibles con los de Microsoft, predominantes en el mercado mundial.

La Comisión impuso esa exigencia a la compañía de Redmond en marzo de 2004 -el Tribunal de Justicia de la UE lo respaldó el año pasado-, pero considera que hasta el 22 de octubre de 2007 no comenzó a ofrecerla a un precio razonable.

La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, destacó en rueda de prensa que, al cobrar precios abusivos, la empresa de Bill Gates desincentivó la innovación en el mercado informático durante más de tres años.

Kroes incidió en que la multa de hoy es proporcional a la gravedad y duración de las prácticas anticompetitivas y señaló que, con ella, Bruselas pretende dejar claro que "no basta con hablar y prometer, hay que cumplir".

La comisaria confió en que Microsoft -y cualquier otra empresa tentada de llevar a cabo prácticas similares- aprenda de una vez "la lección".

Tras el anuncio de la decisión, Microsoft se limitó a señalar que esta multa se refiere "a cosas pasadas que han sido resueltas", pues la Comisión ya dictaminó el año pasado que la empresa estaba cumpliendo sus exigencias de 2004.

El gigante informático también recordó que la semana pasada anunció su intención de ofrecer gratuitamente más información sobre sus productos para fomentar la innovación.

Según la información facilitada hoy por el ejecutivo de la UE, tras la histórica decisión de 2004, Microsoft comenzó a cobrar a las demás compañías el 3,87% de los ingresos obtenidos por ventas por usar la patente y el 2,98% por acceder a la información técnica.

Tras recibir un nuevo toque de atención de la Comisión en marzo de 2007, redujo esas tarifas al 0,7% y 0,5%, respectivamente, pero sólo para las ventas en Europa.

Sólo a partir del 22 de octubre de 2007 comenzó a ceder la información técnica por una tarifa plana de 10.000 euros y a ofrecer una patente opcional mundial por el 0,4% de la facturación.

La comisaria holandesa recalcó hoy que esta nueva multa no tiene nada que ver con las dos investigaciones abiertas recientemente contra Microsoft por prácticas contrarias a la competencia, tras recibir sendas denuncias de una asociación de compañías informáticas y de la empresa noruega Opera.

Estos expedientes se refieren, una vez más, a las dificultades que encuentran sus competidores para acceder a información esencial para garantizar la compatibilidad entre los programas y, en el segundo caso, a la venta de productos vinculados -por incluir de serie Internet Explorer en el sistema operativo Windows-.