Público
Público

Bruselas pide acelerar en la reducción del déficit

Con la crisis "hemos aprendido por las malas" a sanear las cuentas, algo que la Comisión no quiere que se repita

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las 'dudas razonables' sobre el ritmo de las medidas de austeridad que tiene el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, no son compartidas por Bruselas. Al menos no de manera oficial.

El comisario de Economía comunitario, Olli Rehn, lanzó este lunes una dura advertencia a los países que se planteen descuidar sus objetivos de déficit y deuda. Según él, es 'imprescindible intensificar la consolidación fiscal y tomar medidas que alienten el crecimiento a través de reformas estructurales'. El problema, para muchos economistas y cada vez más funcionarios comunitarios, es que ambas medidas pueden ser incompatibles. Ante la duda, el Ejecutivo comunitario elige 'la importancia' de que 'todos los países miembros aseguren que van a cumplir con sus objetivos' de reducción de déficit y deuda. El país que está en el centro de las miradas es Grecia, que ya ha anunciado que no cumplirá ni este año ni el que viene. ¿El motivo? Los recortes en el gasto público que se mezclan con los efectos de una recesión más profunda de lo esperado.

Rehn hizo estas declaraciones en Luxemburgo, antes de que se celebre una reunión de ministros de Economía de la zona euro. Sin ser preguntado al respecto, Rehn alabó las medidas que 'Italia y España' han puesto 'recientemente' en marcha, en una referencia al cambio en la Constitución y los nuevos recortes del Ejecutivo de Silvio Berlusconi.

Sin embargo, son cada vez más las voces que reclaman una revisión en el análisis de la crisis económica, habida cuenta de la ralentización en la salida de la crisis que las previsiones apuntan para el final de año. Varios países expresan en privado su temor a que el ritmo de la austeridad aplaste el crecimiento, como informó en su edición de hoy este diario.
Mañana, los ministros de los 27 discutirán el ritmo de la austeridad, tras la llamada de EEUU a estimular la economía, aunque no esperan alcanzar ningún acuerdo.

'Hasta ahora hemos aprendido por las malas', admitió Rehn en declaraciones a la prensa. Con las nuevas medidas de control de la zona del euro, que endurecen el Pacto de Estabilidad con nuevas sanciones, Bruselas espera mitigar el llamado 'riesgo moral' de los Estados miembros que creen que el endeudamiento no tiene límites. Las nuevas medidas de control serán aprobadas definitivamente mañana. 'No dudaré en utilizarlas', anunció el comisario.

Antes de eso, los ministros del euro discutirán esta tarde sobre el programa de ajuste griego y sus objetivos de déficit. Según Bruselas, 'es improbable' que Grecia cumpla con el déficit del 7,6% de déficit, algo que el Gobierno ya da por hecho, ya que prevé un 8,5%. Sin embargo, según Rehn, Grecia está 'en camino' para cumplir con sus objetivos del año que viene.

Además, los ministros debatirán sobre cómo multiplicar la capacidad del fondo de rescate, pendiente todavía de ser ratificado para que entren en vigor sus nuevas características. Sólo tres países (Holanda, Malta y Eslovaquia) no han dado el sí parlamentario a las nuevas funciones, que incluyen la compra de deuda a los bancos, la recapitalización de los que estén en apuros o la posibilidad de ofrecer una línea de crédito a los países con más dificultades. La multiplicación de la capacidad del fondo, a través de su apalancamiento, no entra dentro de estas nuevas funciones, por lo que los Gobiernos del euro lo consideran un debate sobre el que no es necesario tomar una decisión con urgencia.