Publicado: 22.02.2013 11:10 |Actualizado: 22.02.2013 11:10

Bruselas pone en evidencia a Rajoy y tumba su prometida recuperación

Bruselas prevé que la economía española se contraiga este año un 1,4% y que el paro llegue al 27%.  Sitúa en el 10,2% el déficit del año pasado por las ayudas a la banca y prevé que tambi&eacu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea dibuja un escenario adverso para España, que tumba las estimaciones optimistas que acaba de presentar el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el debate sobre el estado de la nación. Bruselas retrasa la recuperación de la economía española, y prevé que el PIB continúe débil, que el paro siga escalando y que el déficit siga sin control. No obstante, no descarta dar más tiempo a España para conseguir la estabilidad presupuestaria.

La Comisión prevé que España decrezca este año un 1,4%, frente al 0,5% que calcula el Gobierno. Frente a lo dicho Rajoy de que ya en este año el PIB tendría tasas positivas, Bruselas apunta que la economía española seguirá en territorio negativo durante todo 2013 y el retorno al crecimiento se retrasa al segundo trimestre de 2014. La media del próximo año es positiva, pero menos que o que estima el Gobierno: un 0,8% frente al 1,2% del Ejecutivo.

En este escenario, la tasa de paro siga aumentando hasta el 27% de la población activa. El empleo, según la Comisión, no crecerá hasta bien entrado el próximo año.

Las peores perspectivas sonpara las cifras de déficit, que parecen tratar de dar argumentos para reclamar a España una enésima vuelta de tuerca en los ajustes: Bruselas sitúa en el 10,2% el déficit público de España el año pasado, frente al 6,3% pactado con la UE. No obstante, la cifra final que se tendrá en cuenta será el 7%, ya que el resto (3,2 puntos del PIB) corresponde a las ayudas a la banca. España seguirá incumpliendo sus compromisos de déficit este año, ya que llegará al 6,7%, en lugar del 4,5% previsto, y en 2014, cuando alcanzará el 7,2%, en lugar del 2,8%.

La consolidación fiscal en 2012 se vio perjudicada por los "considerables déficits" en ingresos tanto de los impuestos directos como indirectos. Ello se debe, según la Comisión, a la caída del consumo y de las transacciones de vivienda, al descenso del empleo y los ingresos laborales y a la evolución negativa de los precios de los activos. No obstante, las medidas adicionales del Gobierno, como la subida del IVA, ayudaron a compensar estos déficits y los ingresos finales están en línea con los planes. Este año, el crecimiento de los ingresos del IVA -al aplicarse durante todo el año la subida de tipos aprobada en julio del año pasado- y el incremento del control de costes compensarán el aumento de gastos debido a las prestaciones sociales y los intereses de la deuda. Pero en 2014 el déficit volverá a deteriorarse por la expiración del aumento del IRPF aprobado en 2012, avisa Bruselas.

Los grandes déficits públicos, la contracción económica y los costes de la recapitalización de la banca harán que la deuda se dispare desde el 88% del PIB en 2012, al 95,8% este año y el 101% en 2014.

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha confirmado que previsiblemente se relajará el ritmo de reducción del déficit para España si los datos confirman que el Gobierno cumplió el ajuste estructural exigido en 2012. El miércoles, en el debate sobre el estado de la nación, Rajoy aseguró que el déficit estructural (que no incluye los ingresos y gastos extraordinarios provocados por el ciclo económico) se habría colocado en el 3,5%; la actualización del Programa de Estabilidad remitida por el Gobierno a Bruselas señalaba un déficit del 2,9%.

Según ha declarado Rehn, "si los datos reales para 2012 nos da garantías de que el esfuerzo estructural acordado se está aplicando, la estrategia presupuestaria podría adaptarse para reflejar que este proceso de consolidación llevará tiempo y esfuerzo". Al ser preguntado por si la prórroga podría ser de dos años en lugar de uno, Rehn no lo ha descartado. "Por lo que se refiere a la posibilidad de ampliar el plazo, es prematuro dar indicaciones firmes, también sobre su duración", ha dicho el vicepresidente al ser preguntado por esta cuestión.

Antes de tomar una decisión, el Ejecutivo comunitario quiere conocer las cifras finales sobre el déficit de 2012, que según sus previsiones se situó en el 10,2%, en lugar del 6,3% pactado con la UE. No obstante, la Comisión sólo tendrá en cuenta el 7% porque el resto (3,2 puntos del PIB) se debe a las ayudas a la banca. Eurostat validará los datos de déficit en abril y el Ejecutivo comunitario publicará nuevas previsiones económicas en mayo. En ese momento, Bruselas podría realizar su propuesta formal sobre el déficit.

En todo caso, Rehn ha indicado que España cumple a priori las dos condiciones que exige Bruselas para dar más tiempo. "En el caso de España, parece que el esfuerzo fiscal estructural se ha llevado a cabo y ha habido también una caída inesperada de crecimiento", ha señalado. "Tendremos que verificar esto en las próximas semanas y meses", ha insistido.

A cambio de la nueva prórroga, el vicepresidente de la Comisión ha subrayado que "es absolutamente imperativo continuar con las reformas para que el ajuste económico conduzca a más crecimiento y empleo, lo que traería también alivio a las finanzas públicas". "El proceso de ajuste económico está en marcha, pero las repercusiones de la burbuja de crédito están pesando duramente en la economía y en los ciudadanos españoles", ha dicho Rehn, que ha vuelto a calificar de "inaceptable" el nivel de paro en España.   "La reparación del sector bancario está progresando, lo que explica el aumento de la déficit de 2012, pero la situación económica está sometiendo al presupuesto a una fuerte presión", ha señalado el vicepresidente.

La economía de la zona euro no volverá a expandirse hasta el 2014, según las previsiones de la Comisión Europea, que revirtió su estimación sobre el fin de la recesión para este año, atribuyendo el retraso de la recuperación a la estrechez de créditos bancarios y a la elevada tasa de desempleo. La economía del bloque de 17 naciones, que genera casi un 20% de la producción mundial, se contraerá un 0,3% en el 2013, indicó la Comisión, lo que significa que la zona euro permanecerá en su segunda recesión desde el 2009 durante un año más de lo originalmente previsto. El brazo ejecutivo de la Unión Europea, que a fines del año pasado proyectó un crecimiento del 0,1% para la economía de la zona euro en el 2012, ahora considera que las ajustadas condiciones de crédito para la compañías y las familias, los recortes de empleos y el congelamiento de la inversión han postergado la recuperación. La Comisión Europea espera que la zona euro se expanda un 1,4% en el 2014 y proyecta una contracción de un 0,6% para el 2013.

La mejoría en la situación de los mercados financieros contrasta con la ausencia del aumento del crédito y la debilidad del panorama a corto plazo de la actividad económica", dijo Marco Buti, director general de la Comisión para asuntos económicos y monetarios. "El mercado laboral (...) genera una grave preocupación", declaró, en el preámbulo de las últimas estimaciones para Europa. La promesa hecha el año pasado por el Banco Central Europeo (BCE) de que haría todo lo posible por defender la moneda única terminó con los riesgos de un colapso de la zona euro, y los costos de endeudamiento de los estados miembros han bajado desde niveles considerados como insostenibles.

Pero el daño causado por la crisis financiera del 2008/2009 y las turbulencias posteriores en la zona euro han sido mayores a lo esperado sobre la economía real, mientras que la demanda mundial de exportaciones del bloque ha sido uno de los pocos factores positivos para generar crecimiento. El desempleo de la zona euro llegará al 12,2% en el 2013, afectando a más de 19 millones de personas, dijo la Comisión, y tanto el consumo público como el privado no harán contribución alguna en la producción, sino que por el contrario tendrán un impacto negativo en la economía.

El sombrío panorama eleva la posibilidad de que el BCE aplique un nuevo recorte de sus tasas de interés a fin de alentar la economía reduciendo el costo de los créditos para las compañías y las familias, aunque puesto que los bancos siguen renuentes a extender préstamos, el efecto sería tenue. El reporte de la Comisión espera que la inflación minorista se ubique en 1,8% durante este año, y dado que la presión de los precios estaría contenida, el BCE podría tener más espacio para recortar las tasas por debajo del actual nivel del 0,75%.