Público
Público

Bruselas pretende acabar en 2014 con el "timo" del precio del móvil en el extranjero

Rebajará gradualmente las tarifas, incluyendo las de datos, que en 2012 tendrán un tope

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea puso ayer fecha a las abultadas facturas por utilizar con normalidad el teléfono móvil en países de la UE distintos al propio: julio de 2014. Hasta entonces, y de forma gradual, entrarán en vigor nuevos topes destinados a 'llegar hasta la raíz de los timos del roa-ming' o itinerancia, que según la comisaria a cargo del sector de telecomunicaciones, Nee-lie Kroes, son una consecuencia de la 'falta de competencia' en el mercado.

Como informó ayer Público, la Comisión presentó una nueva propuesta que pretende introducir nuevos topes a las tarifas desde julio de 2012. La principal novedad está en el tope para el intercambio de datos, un servicio cada vez más utilizado por la popularización de los teléfonos inteligentes desde los que se puede acceder al correo electrónico o navegar en la Red.

Dentro de un año, el megabyte en roaming' costará un máximo de 0,9 euros

Desde julio del año que viene, cada megabyte de transmisión en el extranjero costará al cliente un máximo de 90 céntimos de euro, lo que reducirá sensiblemente las tarifas actuales, que varían según el operador, pero que superan, de media, los dos euros. Kroes está dispuesta a hacer de la propuesta, a la que ya se han opuesto las grandes compañías, uno de los pilares de su legado, en el que ya está inscrita la mano dura que demostró en su anterior cartera, Competencia.

'En un mercado común simplemente no hay justificación' para precios tan altos, 'sólo porque hayas cruzado una frontera invisible que supuestamente había desaparecido', aseguró la holandesa, en referencia al espacio de libre circulación. 'La competencia es todavía muy pequeña', destacó. Para ello, a partir de julio de 2014 cualquier compañía podrá ofrecer un contrato de roaming que ofrezca precios por debajo de los nuevos topes. La medida abrirá el mercado a pequeñas compañías que, a pesar de no disponer de infraestructura, podrán comercializar los servicios de competidoras. Los nuevos topes fijan también precios de venta al por mayor, asegurando siempre un generoso margen de beneficio para las empresas.

El tope en llamadas pasará de los 35 céntimos actuales a los 24 en 2014

Para el consumidor final, hacer una llamada desde un país de la UE que no sea el de origen cuesta hoy como máximo 35 céntimos sin IVA el minuto. Desde julio del año que viene costará 32 y en 2014, 24. En cuanto a los datos, en la actualidad no hay ningún tope, pero a partir de julio del año que viene será de 90 céntimos e irá reduciéndose hasta 50 en 2014. Las llamadas recibidas y los sms enviados, que ahora cuestan como mucho 11 céntimos sin IVA, se reducirán en uno de aquí a 2013.

Según la asociación GSM, un lobby en favor de las grandes operadoras, 'será contraproducente combinar estrictos topes de precios con medidas estructurales para fomentar la competencia'. Las asociaciones de consumidores, por el contrario, celebraron la medida como una victoria.