Público
Público

Bruselas quiere un acuerdo entre Grecia y los acreedores privados esta semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comisario europeo para Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, confía en que el Gobierno griego y los acreedores privados cierren a lo largo de esta semana el acuerdo sobre el canje de bonos.

"Las conversaciones han avanzado bien a nivel técnico y hoy seguramente podremos analizar el estado del diálogo entre el Gobierno griego y la banca en el Eurogrupo, y confío en que podremos concluir las negociaciones sobre la participación privada pronto, preferiblemente a lo largo de esta semana", afirmó Rehn a su llegada a la reunión de los ministros de Finanzas de la eurozona.

Preguntado si la zona euro estaría dispuesta a aportar más dinero al segundo rescate a Grecia -que prevé una ayuda de 130.000 millones de euros y una condonación del 50 % de la deuda por parte del sector privado- Rehn insistió en que "tenemos una decisión muy sólida de octubre y estamos trabajando sobre esta base".

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, aseguró por su parte a su llegada al Eurogrupo que el Gobierno heleno y los acreedores privados terminarán "a tiempo" las negociaciones sobre el canje de bonos previsto en marco del segundo rescate.

Los ministros de Finanzas de la eurozona evaluarán hoy qué términos de la reestructuración de la deuda griega están dispuestos a aceptar, después de que la última ronda de negociaciones entre el Gobierno griego y los representantes de la banca, fondos y aseguradoras concluyera sin un acuerdo.

El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) ha dicho que su última oferta es la máxima que puede hacer para garantizar que la participación sea voluntaria.

La ministra austríaca de Finanzas, Maria Fekter, insistió hoy en que el acuerdo sea voluntario, dado que de lo contrario se consideraría un impago por parte de Grecia, que entraría en suspensión de pagos y se activarían los seguros por impago y puede desatarse "un Lehman II", advirtió en referencia a la quiebra del banco Lehman Brothers y la crisis económica y financiera que desató.

"Lo importante es que haya modelos a largo plazo y que las tasas sean reducidas para que pueda haber una reducción de la deuda", dijo, al tiempo que recalcó que el hecho de que eso no agrade a la banca es obvio pero una suspensión de pagos sería "mucho más cara".

Su colega luxemburgués, Luc Frieden, consideró "extremadamente importante" que Grecia muestre que está comprometida a cumplir lo que se le ha pedido, porque no siempre ha sido el caso, mientras consideró que la cifra de la ayuda ya es tan elevada "que no se pude añadir siempre nuevamente dinero".

"Creo que ha habido progresos, pero dónde nos encontramos también con respecto al segundo rescate, eso lo tenemos que ver", señaló. "Estamos en el camino de encontrar juntos una solución", aseguró.

Por su parte, el titular holandés de Finanzas, Kees de Jager, recalcó que la sostenibilidad de la deuda griega "es un requisito previo para que los países y el FMI sigan apoyando" el rescate, pero no descartó una condonación obligatoria de la deuda griega.

El objetivo del acuerdo es que Grecia reduzca su deuda del 160 % al 120 % en 2020.

"Nuestro objetivo es una deuda sostenible, preferiblemente de forma voluntaria, pero nunca hemos dicho que eso fuera una condición absoluta", dijo.

Para el ministro, si la participación privada no es tan voluntaria entonces debe haber un fondo de garantías fuerte y de pactos fuertes que tranquilicen a los mercados.

El ministro de Economía de Chipre, Kikis Kazamis, explicó que la eurozona se encuentra en una "posición de espera" para ver qué esbozo presenta Venizelos hoy en el Eurogrupo.

No se mostró demasiado confiado en que Grecia y los acreedores privados puedan llegar a un acuerdo hasta finales de esta semana.

"No estoy seguro; todo está abierto. Tenemos que esperar y ver, pero estamos aquí para hacer propuestas con el fin de cerrar este asunto, porque no lo podemos mantener encima de la mesa para siempre", sostuvo.