Público
Público

Bruselas quiere que la próxima crisis la paguen los bancos

Aprueban la introducción de una tasa bancaria para sufragar futuras complicaciones y la conveniencia de publicar los test de solvencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Bruselas no quiere que se vuelva a repetir una situación como la de ahora, en la que la crisis económica generada por los bancos la han pagado los ciudadanos de a pie.

Por ello, ha aprobado introducir una tasa a los bancos para que en futuras crisis financieras sean ellos los que paguen, anunció el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

'Hemos llegado a un acuerdo sobre el principio de una tasa a la banca, que contribuirá a un reparto equitativo del coste de la crisis financiera y a una mayor estabilidad del sistema', explicó el dirigente comunitario.

La idea de una tasa a la banca, anunció Van Rompuy, 'será discutida la semana que viene con nuestros socios globales, como una propuesta europea, en la cumbre del G-20 en Toronto (Canadá)'.

En la reunión de las veinte potencias industriales y emergentes (G20) la UE también propondrá, según el presidente europeo, 'que se explore y se desarrolle la introducción de una tasa sobre las transacciones financieras'.

Sin embargo, la medida está todavía en una fase muy inicial, puesto que aún no se sabe qué tipo de tasa se les aplicará, cómo ni cuándo.

Los líderes de la Unión Europea han acordado defender esta propuesta en la próxima reunión del G-20, que es donde probablemente encuentren más problemas.

Europa y EEUU están medianamente de acuerdo en esta tasa bancaria, pero no parece probable que se llegue a una cuerdo en el seno del G-20.

'No creo que estemos preparados para alcanzar un acuerdo global sobre la imposición de una tasa a la banca', declaraba hace unos días en Seúl el secretario del Tesoro de EEUU, Timoty Geithner.

'No hay un apoyo universal en el seno del G-20, al menos en este momento. Y no creo que eso vaya a cambiar', añadió antes de la última cumbre en Busán.

Dentro del G-20, hay países que se manifiestan públicamente en contra, como Canadá y Brasil, argumentando que no han tenido que utilizar dinero público para salvar a sus bancos y que no entienden por qué van a tener que castigarlos ahora con ningún seguro o tasa, o el Banco de Japón, que cree que su seguro de depósitos es suficiente colchón contra caídas.

Además, han acordado también la conveniencia de publicar los test de solvencia a que son sometidos los bancos, como medida para reducir la incertidumbre sobre la salud del sistema financiero europeo, según anunció el presidente Herman Van Rompuy.

'Nuestra prioridad es tener un sistema bancario sólido y saneado'

'Nuestra prioridad es tener un sistema bancario sólido y saneado', declaró Van Rompuy en la rueda de prensa final de la cumbre europea celebrada hoy en Bruselas, en la que estuvo acompañado por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso.

'Hemos decidido que los llamados 'test de resistencia' a los bancos sean publicados como muy tarde en la segunda mitad de julio', añadió el responsable comunitario.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha mostrado su satisfacción por la decisión de hacer públicos los test de resistencia de las entidades financieras europeas: 'nada mejor que la transparencia para demostrar la solvencia, dar confianza y dejar atrás tanto rumor sin fundamento'.

Zapatero insistió en la 'solvencia y la fortaleza' de la economía española

Con estas palabras Zapatero cerró su participación en el último Consejo Europeo que se celebra durante la presidencia española de la UE, donde insistió en la 'solvencia y la fortaleza' de la economía española y garantizó que siempre ha sentido el apoyo de todos los socios comunitarios.

Ante las especulaciones que distorsionan los mercados, pidió 'paciencia' a los medios de comunicación y les instó a prestar atención a lo que dice el Gobierno de España y 'no hacer caso de los rumores'.

Por su parte, Durão Barroso recordó que había pedido personalmente a los líderes que hicieran públicos los resultados de esas pruebas 'banco por banco'.

'Me felicito de la decisión de los gobiernos de hacerlo así', subrayó Barroso.

La medida, a juicio del presidente del Ejecutivo comunitario, 'debería tranquilizar a los inversores, ya sea eliminando los recelos infundados o permitiendo que se haga frente a los problemas que todavía pudieran subsistir'.

25 y 26 de junio. Cumbre del G-20 en Toronto

Los problemas de la deuda europea y su posible impacto en la economía mundial centrarán los debates. Hay resistencias entre países emergentes a avanzar en el debate de la tasa bancaria, y posiblemente sólo salga una declaración genérica.

11 y 12 de noviembre. Cumbre del G-20 en Seúl

Si no hay avances en Toronto, puede ser una oportunidad para concretar medidas de regulación financiera.