Público
Público

Bruselas retira la alerta sobre los pepinos españoles

La UE evita exigir responsabilidades a Alemania. España estudia acciones legales contra Hamburgo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Los pepinos españoles no son responsables del brote de la bacteria Escherichia coli productora de la toxina Shiga que ha afectado a Alemania y otros estados miembros'. Así arranca el comunicado que la Comisión Europea (CE) hizo público a última hora de la tarde de ayer, anunciando la retirada de la alerta que pesaba desde el jueves sobre los productos agrícolas españoles. La decisión se tomó después de que tanto los análisis realizados por Alemania como por el laboratorio de referencia de Lugo resultaran negativos.

Pero la marcha atrás de la CE no incluyó las duras exigencias a Alemania que demandan los agricultores españoles e, incluso, el propio presidente del Senado, Javier Rojo, que pidió la dimisión de la senadora responsable de Sanidad de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storcks, que fue quien difundió la alarma, a la postre injustificada, sobre la supuesta contaminación de los pepinos españoles.

El comisario de Salud no quiere ser el 'juez' entre España y Alemania

Horas antes, el comisario europeo de Salud, John Dalli, criticó a los que pedían que no se viajase a Hamburgo, pero también evitó reprender a Alemania. 'Las sospechas iniciales de las autoridades germanas sobre los pepinos españoles no han sido confirmadas', reconoció Dalli, quien aseguró que su papel no es erigirse en 'juez' entre Alemania y España. 'Cualquier prohibición sobre cualquier producto es desproporcionada', aseguró.

'Entiendo que no hubo ninguna comunicación que advirtiera de que no se podían consumir pepinos de España, ha sido una interpretación', añadió en su primera comparecencia desde que estalló la crisis. Sin embargo, varios países cerraron sus mercados a los productos.

El comisario se mostró dispuesto a revisar el funcionamiento del sistema europeo de alerta, aunque aseguró que en otras ocasiones ha funcionado a la perfección, como a principios de año, cuando la UE se enfrentó a una crisis de dioxinas en granjas, también en Alemania. España viene denunciando que la senadora de Sanidad alemana hizo pública su sospecha sobre los pepinos españoles fuera del protocolo, en una rueda de prensa, en lugar de por los cauces internos que tiene diseñados la UE para estos casos.

El presidente del Senado pide que dimita la senadora que originó la crisis

La Presidencia de turno de la UE, que ostenta Hungría, mantiene su intención de convocar una reunión de ministros de Agricultura monográfica el 17 de junio, donde los 27 podrían debatir sobre los fallos del sistema europeo y la cuantía de las ayudas que España tiene derecho a recibir.

'Ahora toca recuperar imagen y mercado' dijo el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. Reunido en Almería con el sector hortofrutícola, el vicepresidente aseguró que se lanzará una campaña para reparar el daño de imagen provocado a la huerta española, y que espera que tanto la CE como Alemania participen. Rubalcaba explicó que fue España quien pidió a la UE que retirase la alerta sobre los pepinos españoles, y avanzó que, una vez levantada, habrá que hacer 'mucho trabajo para recuperar la imagen de los productos españoles'. Asimismo, la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, se reunirá hoy con los consejeros de Agricultura de las comunidades autónomas para abordar la situación del sectorhortofrutícola español.

Al margen de esto, desde el Gobierno no se descartan acciones más contundentes, y la Abogacía del Estado está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales.

Por su parte, las asociaciones agrarias presentes pidieron compensaciones y exigieron que se depuren responsabilidades políticas. 'Esa señora [por Cornelia Prüfer-Storcks], donde debe estar es en la cárcel', dijo Miguel Cazorla, presidente de Agrieco Agricultores Ecológicos, de donde salió uno de los pepinos señalados por la política germana. Cazorla aseguró que han contratado un bufete para preparar una demanda civil.

Por otro lado, los bufetes se han lanzado a por los clientes potenciales, a quienes lanzan sus cantos de sirena. Los letrados aseguran que se puede llevar a los tribunales a la Administración alemana para reclamar daños y perjuicios por la vía civil. Esta indemnización sería complementaria a la que esperan que llegue desde el fondo que la UE tiene reservado para estas situaciones, según Sönke Lund, socio de Monereo Meyer Marinel-lo Abogados. Lund prefiere presentar la acusación en Alemania, donde los trámites judiciales son 'más ágiles'.

También la COAG, el sindicato agrario mayoritario en Almería, exigió acciones contundentes antes de conocer la retirada de la alerta. Su secretario general nacional, Miguel López, pidió a la sociedad española un boicot a 'todo lo que huela a Lidl o Aldi y todo lo que huela a Alemania' hasta que no rectificaran. López quiere que sean los propios alemanes los que disipen toda sospecha, encontrando el origen real de la bacteria.

Rajoy promete reabrir el Ministerio de Agricultura si gana las elecciones

Tras la trifulca política internacional que generó la crisis del pepino, en España el PP afiló ayer sus espadas para pescar en río revuelto. El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, reiteró que, si llega a gobernar, restituirá el Ministerio de Agricultura, porque considera que la mayoría de los intereses de los agricultores deben defenderse en la UE y que el Gobierno actual es 'absolutamente incapaz' de hacerlo. Además, culpó de la crisis a los socialistas alemanes, que son quienes gobiernan en Hamburgo,informa Efe.

Rubalcaba replicó lamentando que Rajoy no se haya comportado como un 'hombre de Estado', y criticó que sea 'absolutamente incapaz' de aportar soluciones. En su opinión, desde que surgió la crisis, todo el mundo ha sido consciente de que la situación requería 'fuerza, unidad y una sola voz'.

España lanzará una campaña para reparar el daño de imagen

Por otra parte, la única víctima española confirmada, la atleta Elena Espeso, llegó ayer por la tarde a Madrid tras recibir el alta médica en Alemania. Tras participar en la maratón de Hamburgo el pasado 22 de mayo, Espeso tuvo que pasar diez días ingresada.

Los análisis realizados al otro enfermo, un hombre con síntomas hospitalizado en San Sebastián, siguen sin dar certeza absoluta de su relación con el brote infeccioso. Pero los médicos recuerdan que los síntomas coinciden con los del resto de enfermos. Y es que el tratamiento antibiótico suministrado a los afectados 'ha enmascarado la infección' en la mitad del total de pacientes europeos, explicó la sanidad vasca.